Detenidos


La policía china ha detenido a más de 900 piratas informáticos desde julio, entre ellos algunos ciudadanos extranjeros, anunció hoy el Ministerio de Seguridad Pública en un comunicado.


Los sospechosos están involucrados en 400 casos y son acusados de una amplia variedad de delitos cibernéticos, entre ellos estafar dinero a individuos y bancos, añade el comunicado.


En marzo, especifica, cinco sospechosos piratearon las cuentas de una compañía vietnamita que planeaba comprar bienes a una empresa china por valor de 75,000 dólares, y obtuvieron información de alto valor comercial.


Los sospechosos, entre ellos extranjeros de nacionalidades no reveladas, se hicieron pasar por empleados de la empresa china y consiguieron dinero del acuerdo entre la empresa vietnamita y la china.


Por otro lado, la nota indica que un grupo de 31 personas, chinas y surcoreanas, robaron información de las tarjetas bancarias de ciudadanos de Corea del Sur y después llamaron a las víctimas haciéndose pasar por personal del banco para transferir sus depósitos y obtener sus claves de seguridad.


El ministerio dice haber establecido 300 instalaciones en todo el país para mejorar el control sobre los delitos informáticos, recolectar pruebas y fortalecer el respeto a las leyes.


Subraya que “estos actos han dañado severamente los derechos y los intereses de la población, y han menoscabado la seguridad de internet y el orden social”.


China defiende ser víctima de frecuentes ciberataques y asegura que persigue y castiga este tipo de delitos, si bien países como EE.UU. normalmente acusan a Pekín de estar detrás de actos de piratería informática que afectan a organismos públicos y privados de la primera economía mundial.