Jueza


La jueza suspendida de la Cuarta Sala Penal del Distrito Nacional, Awilda Reyes Beltré, reconoció que de las tres decisiones que motivaron una investigación por su desempeño, dos fueron por “instrucciones superiores” y la otra por aceptar dinero a cambio de ordenar la libertad del regidor del municipio Pedro Brand, Erickson de los Santos Solís.


Así lo reveló el presidente del Consejo del Poder Judicial (CPJ), Mariano Germán Mejía, quien dijo que de esa situación posee pruebas que está tramitando a los órganos investigativos del Poder Judicial y al procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, para los fines correspondientes. “Producto de la serie de rumores públicos que se originaron en los casos de la devolución de la aeronave y el caso Atiemar, citamos a la magistrada a nuestro despacho para requerirle informaciones sobre las decisiones adoptadas, momento en el cual, nos manifiesta que esas decisiones fueron adoptadas por alegadas ‘instrucciones superiores’”, acotó.


Manifestó que posteriormente, y en ocasión de haber ordenado la libertad del regidor, y por las interrogantes que ocasionó la decisión adoptada, volvió a convocar a la jueza, quien según el magistrado reconoció que había aceptado dinero para resolver el caso.


“En resumen, la magistrada dice que sus decisiones se debieron a su obediencia a instrucciones superiores, a la vez que reconoce haber recibido dinero para tales fines: y nosotros nos preguntamos: ¿son conciliables ambas actitudes? ¿Puede una persona que alegadamente ha recibido órdenes superiores para adoptar una decisión, recibir al mismo tiempo dinero para decidir el caso?”, se preguntó Germán Mejía.


Empero, dijo que él no tiene nada que ver con las decisiones adoptadas por la magistrada, ni de ningún otro funcionario del Poder Judicial, tras señalar que nunca ha llamado a jueces, ni de manera personal, ni a través de terceras personas, para trazarles pautas sobre casos.


Dijo que es una infamia de la peor calaña, insinuar que él, o algún miembro de su familia, tienen algo que ver con la actitud delictuosa de algunos miembros minoritarios de la judicatura.


Manifestó que las informaciones sobre estos casos publicadas en los diversos medios han estremecido el país y han llevado a cuestionar sobre los valores y principios que deben tener los actores del sistema de justicia.


Señaló que la actuación de la jueza le ha causado pesar, vergu¨enza, malestar y una profunda preocupación por el presente y futuro de la judicatura nacional, por lo que está en la obligación de actuar con la rigurosidad adecuada.