Cibercafe


Xiao Yun, que ahora tiene 24 años, fue detenida este 20 de noviembre por la Policía de la provincia de Zhejiang durante una revisión rutinaria, informa ‘The Star’. La joven, que había sido dada por muerta por su familia hace 10 años, fue reconocida cuando un agente se dio cuenta de que el documento de identidad que le mostraba era falso.


La joven fue llevada a una comisaría, donde se reveló que había estado viviendo en cibercafés durante la última década. Xiao Yun jugaba al videojuego en línea en primera persona ‘CrossFire’ y sobrevivía gracias a trabajos ocasionales que encontraba en los mismos cibercafés.


La Policía le impuso una multa de 1.000 yuanes (unos 150 dólares) y contactó con sus padres para que pudieran reunirse con su hija perdida. La madre dijo que no había cambiado el número de teléfono desde que Xiao se escapó de casa con la esperanza de que algún día llamara.