Ron-Dominicano


Empresas formales que fabrican bebidas alcohólicas localmente incumpliendo sus obligaciones tributarias, han logrado aumentar su participación de mercado en más de un 200% en sólo dos años, generando grandes perjuicios al Estado, una sensible caída en las ventas de las industrias que pagan a cabalidad sus impuestos y un riesgo en la imagen del ron dominicano en los mercados internacionales.


La advertencia fue hecha por el director ejecutivo de la Asociación Dominicana de Productores de Ron (Adopron), Mario Pujols, quien atribuyó el fenómeno, principalmente, a los altos impuestos selectivos, que después de seis reformas tributarias en 10 años siguen creciendo y ya alcanzan un 60% en el caso del ron.


Señaló que otra causa del problema es la evidente impunidad con que operan los evasores fiscales, quienes venden de 3 a 6 veces más que lo declarado a la Dirección de Impuestos Internos (DGII), situación que se mantiene vigente debido a la inexistencia de un sistema efectivo de consecuencias.


“El incumplimiento de normas de parte de empresas inescrupulosas, sumado a la inobservancia de ciertas disposiciones incluidas en acuerdos de libre comercio suscritos por el país, ha llamado la atención de autoridades en algunos mercados, particularmente en Europa, lo cual ha colocado en situación de riesgo a las exportaciones del ron dominicano”, expresó.


El director ejecutivo de Adopron reconoció el compromiso expresado por el Gobierno de combatir la ilegalidad en la economía, pero señaló que se requiere el establecimiento de un sistema de consecuencias para quienes en la industria del ron incumplen con el fisco, no observen las normas de fabricación y atenten contra la imagen de un producto marca-país en los mercados internacionales.


Pujols, quien se pronunció de esta manera en el foro “El comercio ilícito en la RD: causas, consecuencias y propuestas para su erradicación”, auspiciado por la Cámara Americana de Comercio, lamentó que recursos que pudiera recaudar el Gobierno se conviertan en utilidades para los evasores, que además compiten deslealmente contra las empresas que cumplen sus obligaciones tributarias y desarrollan sus productos siguiendo las normas de la industria.


Apuntó que entre los agentes económicos dedicados a la evasión y a establecer precios artificialmente bajos, hay empresas debidamente registradas en la Dirección de Impuestos Internos (DGII). Dijo que la ilegalidad en el caso del ron se había traducido en una baja de ventas formales de 8% en el período enero-agosto 2015 (sobre una reducción de 14% en el mismo período en 2014).


Al explicar el crecimiento súbito en las ventas que han experimentado los alcoholes de bajos precios, el director ejecutivo de Adopron subrayó que en 2012 en la República Dominicana se producían únicamente 6 marcas de ron en ese segmento, pero a la fecha ya suman más de 30.


“Estas marcas de bajo precio, que no cumplen con las obligaciones fiscales aplicables, han incrementado su disponibilidad en todo el territorio nacional: Santo Domingo (20%), Este (20%), Sur (32%), Cibao (68%), Santiago (71%)”, explicó el dirigente de Adopron.


Indicó que la deslealtad comercial también se expresa en el uso de alcoholes para la fabricación de rones no aptos para el consumo humano, en el no envejecimiento del producto en barricas de roble durante 12 meses, condición necesaria para que el ron pueda llamarse como tal en nuestro país. Recordó, además, que la normativa NORDOM 477 del año 2006 establece que un ron sólo puede llamarse dominicano si se fermenta, destila y se envejece en el territorio de la República Dominicana.