Fiscalia


La fiscalía de Boston anunció que no acusará al policía de Lynn, Massachusetts, Stephen Emery, quien supuestamente asesinó de un balazo en la cabeza al dominicano Rafael Suazo Peguero, de 23 años y nativo de Baní en la República Dominicana, en julio de este año.


El agente alegó que Suazo Peguero era un presunto narcotraficante, le tiró la yipeta encima y trató de matarlo.


Suazo, quien estaba casado y con dos hijos, residía en Roxbury, en Boston, y se desplazaba en su vehículo, cuando el oficial que lo mató le ordenó detenerse, pero según el fiscal del condado Essex, el dominicano desobedeció y en vez de pararse, intentó huir del área y trató de atropellar al policía.


El abogado de la familia de Suazo, Clyde D. Bergstresser, rebaten la versión oficial y de los fiscales, asegurando que el dominicano fue “vilmente asesinado” por el agente que le disparó sorpresivamente y cuando Suazo estaba indefenso.


El balazo atravesó el cristal delantero del vehículo e impactó la cabeza de Suazo.


El oficial Emery estaba trabajando encubierto investigando el tráfico de drogas en el barrio.


El fiscal de distrito de Essex, Jonathan Blodgett, dijo que las investigaciones determinaron que el uso del arma y la muerte de Suazo “estuvieron justificadas” en el uso de la fuerza letal contra Suazo.


El fiscal Blodgett encontró que “Emery fue alcanzado una vez por el vehículo de Suazo y sólo entonces usó su arma de servicio, disparando al parabrisas del lado del conductor mientras caía al suelo”.


Añadió el fiscal que “el detective Emery cree razonablemente que estaba en peligro de lesiones graves o la muerte y, por lo tanto, no guarda responsabilidad penal por la muerte del señor Suazo en defensa de sí mismo”.


“Una pregunta razonable sería la de si, de hecho, la vida de este oficial estuvo siempre en peligro’’, dijo el abogado Bergstresser.


El abogado sostiene que las pruebas médicas revelan una evidencia diferente. Afirma que el estudio indica que Suazo recibió un disparo en el lado izquierdo de la cabeza y que solo podría haber ocurrido así, si el policía fue por la puerta del lado del conductor para dispararle al dominicano.


Después que Suazo fue baleado, el vehículo se salió fuera de control, golpeando un coche en la calle antes de estrellarse en la acera.