DGII


El desplome que ha tenido la Dirección General de Impuestos Internos (DGII en sus recaudaciones en este año, quebranta de forma significativa en las finanzas del Gobierno central.


Y es que la recaudaciones de la DGII brinda al Gobierno central un el 73 por ciento de los ingresos fiscales.


Diferente a las recaudaciones de la Dirección general de Aduanas, que es de 21 %, y la Tesorería Nacional que es de 6%.


Asimismo, en el derrumbe de las recaudaciones de la DGII, implica una relación al Impuesto Sobre la Renta (ISR) de las empresas, que registró una caída de RD$1,832.8 millones, lo que es igual al 32.4%, con relación a lo estimado.


Esto presenta una discrepancia, ya que las recaudaciones por el Impuesto Sobre la Renta de los salarios crecieron en RD$2,688.6 millones, con relación a lo presupuestado, al alcanzar la cifra de RD$21,523.4 millones, mostrando un aumento de 14.3 %.


No obstante, aún con el incremento en el caso de los salario, los cobros por los impuestos a los ingresos se derrumbaron en RD$7,192.8 millones, una reducción de 6.5%, al lograr los RD$102,912.6 millones.


En cuanto al Impuesto a la Transferencia y Bienes Industrializados y de Servicios (ITBIS) se recaudaron RD$71,246.7 millones.


El ITBIS es n impuesto general al consumo tipo valor agregado que se aplica a la transferencia e importación de bienes industrializados, así como a la prestación de servicios.


En el ITBIS se grava la transferencia de bienes industrializados, nuevos o usados, la importación de bienes industrializados, por cuenta propia o ajena, y la prestación y locación de servicios gravados.


Y están obligados a pagarlo las Personas físicas (profesionales liberales, negocios de único dueño) y Personas Jurídicas (SRL, EIRL y No Lucrativas Privadas), nacionales o extranjeras que realicen transferencias, importaciones o prestación de servicios gravados.


Asimismo, las empresas públicas y privadas, que realicen o no actividades gravadas, y estén en la obligación de realizar retenciones al ITBIS involucrado en los servicios que les son prestados por personas físicas, así como cuando paguen las prestaciones de servicios profesionales liberales y de alquiler de bienes muebles a otras sociedades con carácter lucrativo.


Al parecer, estos diferentes resultados apuntalan aún más la inequidad en el sistema recaudador dominicano, ya que se entiende que los ingresos del gobierno central se fijan más en bienes de consumo, que de los tributos o impuestos que se aplican al patrimonio.