Guarderia


Cuatro niños de entre uno y dos años y una profesora de la escuela infantil Guillermo Arce de Salamanca han resultado heridos este viernes, con quemaduras de diversa consideración, cuando asaban castañas en el patio del centro escolar.


Según han confirmado policiales, los heridos, tres niños y una niña, y la profesora, que han sido trasladados al Complejo Asistencial de Salamanca, asaban castañas en el exterior de la guardería, propiedad de la Diputación Provincial, cuando se produjo una explosión debido, según las primeras investigaciones, a la utilización de alcohol para conseguir acelerar el fuego.


Los tres niños han ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en estado grave, según han explicado fuentes sanitarias. Uno de los pequeños ha sido trasladado a quirófanos para realizarle una intervención más intensa. Dos de los ellos serán trasladados en helicóptero al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla para ser atendidos en la Unidad de Quemados Pediátrica de este centro.


Según han informado fuentes de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, los dos niños serán tratados en el centro hispalense, que es “el hospital especializado más cercano con capacidad en este momento”. El otro menor, también niño, continuará el tratamiento en el Complejo Asistencial de Salamanca.


Asimismo, fue evacuada también una niña, que ha recibido el alta por el personal sanitario “tras pasar varias horas en observación en Urgencias del Hospital Clínico”.


Por su parte, la profesora, de 32 años, que al parecer se abalanzó sobre los niños para evitar que el fuego les llegara, tiene quemaduras de segundo grado en el 20% de su cuerpo, y permanece ingresada en planta, en observación.


Hasta el lugar del suceso se han trasladado efectivos sanitarios y de la Policía Local, así como el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y el subdelegado del Gobierno, Javier Galán.


Un bote de alcohol fue el causante de la deflagración en el patio de la guardería, según la información ofrecida por el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, cuya Institución es la propietaria del centro, al que acuden diariamente 74 niños de cero a tres años y en el que ha tenido lugar el “grave accidente”.


Iglesias ha explicado que el suceso ocurrió en torno a las 10.15 horas, cuando parte del centro celebraba la tradicional castañada, que se lleva realizando en la guardería desde hace más de 30 años y que es “habitual en otros centros también”.


Entonces, según ha detallado después de recoger las primeras informaciones, uno de los docentes trató de avivar el fuego para que pudiesen asarse las castañas y, al acercar el bote de plástico con alcohol, se produjo un “fogonazo” que provocó las heridas a cuatro menores y a la docente.