Santiago


La incapacidad de respuesta al desborde de la criminalidad y la secuela de víctimas en atracos motivaron al comité contra la delincuencia en la comunidad Callejón Nuevo del sector Monte Adentro a conformar brigadas armadas.


Desde la pasada semana, los comunitarios compraron sus armas y crearon cuatro grupos de cinco hombres para el patrullaje nocturno de la zona. La gota que desbordó la copa y la ira de quienes integran la junta de vecinos fue el reciente atraco y golpiza de Fernando Arturo Ramos, hijo del comunicador Víctor Ramos.


Las heridas y laceraciones que recibió el joven en distintas partes del cuerpo provocaron su internamiento en un centro de salud. Tanto Monte Adentro como Don Pedro han aportado el mayor número de muertes violentas en lo que va de año, casi todos víctimas de la delincuencia. La medida de patrullaje obliga a todo extraño que llegue a la comunidad a mostrar un documento de identidad.