Abogado


El abogado de confianza del sacerdote español Lucio Vallejo Balda no podrá ejercer mañana en el juicio contra él y otras cinco personas en el Vaticano al haber sido rechazada su petición de ser habilitado, dijeron a Efe fuentes jurídicas.


Por el momento se desconoce quién ha sido designado para ejercer la defensa de Vallejo ante el tribunal vaticano que el martes abrirá el proceso, añadieron las fuentes.


La víspera de que comience el juicio por filtración y publicación de documentos vaticanos, todavía no se había comunicado al abogado designado por Vallejo Balda para representarle quién llevará la defensa y se le impide hablar con su defendido.


La primera audiencia del juicio del llamado “Vatileaks2” -cuya denominación hace referencia al juicio de 2012 contra el mayordomo de Benedicto XVI, Paolo Gabriele, por los mismos delitos- será mañana a las 10.30 hora local (09.30 GMT) en la única sala judicial del Vaticano.


Están acusados el sacerdote español, secretario de la disuelta Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA); la ex relaciones públicas italiana Francesca Chaouqui, el excolaborador de la COSEA Nicola Maio y los periodistas que publicaron los documentos en sendos libros Emiliano Fittipaldi y Gianluigi Nuzzi.


La defensa de Vallejo Balda, arrestado desde el 1 de noviembre, conoció que no estaba habilitada para un posible juicio el pasado 15 de noviembre, a pesar de haber estado autorizada para toda la fase de instrucción y los interrogatorios al sacerdote español.


El Vaticano, según ha podido constatar Efe, rechaza la petición de representación de la defensa de Vallejo en base a las leyes vaticanas que establecen que se puede estar representado sólo por uno de los letrados inscritos “ante las autoridades jurídicas del Vaticano”, que son cerca de 90 profesionales.


De esta manera se otorgó un abogado de oficio al sacerdote español, pero éste renunció al cargo 24 horas antes del proceso.


En la petición de habilitación por parte del defensor de confianza de Vallejo se cita el canon 1481 del proceso de Derecho Canónico en el que se expresa que el acusado puede “libremente tener un abogado y un procurador (un abogado asistente)”.


Vallejo Balda no ha podido comunicarse con la persona que hasta ahora había designado para poder preparar el proceso, indicaron dichas fuentes.


Otra de las imputadas, Francesca Chaouqui, anunció hoy en un mensaje en su perfil de Facebook que se presentará en el juicio a pesar de que “estaba muy disgustada porque tampoco el Vaticano había admitido a su abogada, Giulia Bongiorno, a este proceso, a pesar de que en el pasado siempre había obtenido el permiso para defender a otras personas ante el mismo Tribunal”.


En el proceso, los imputados están acusados de violar el artículo 116 bis, en el que se tipifica el delito de “procurarse ilegítimamente o revelar noticias o documentos de los que está prohibida la divulgación”, penado con seis a dos años de reclusión o una multa de entre 1.000 a 5.000 euros.


En el caso de que estas noticias o documentos fueran de “interés fundamental o de relaciones diplomáticas de la Santa Sede o del Estado se aplicará la pena de cuatro a ocho años de reclusión”.