A pesar de que algunos argumentan que el video es falso o actuado, la sincronía de lo que sucedió grabado por dos puntos de vista le da veracidad. El hecho que el tirador estuviese grabando sólo agrega a la premeditación y alevosía del hecho, y da más ganas no sólo de que el video compartido en las redes sea falso, sino que nada de esto hubiese pasado.


De igual manera, ambos presentan el trágico momento en que fueron baleados la reportera Alison Parker, de 24 años de edad y el camarógrafo Adam Ward, de 27 años. El tirador identificado como Vester Lee Flanagan disparó ocho veces contra el periodista y el reportero gráfico. Las autoridades de Virginia reportaron su suicidio y confirmaron que el agresor era exempleado del canal de televisión WDBJ, donde trabajaban los jóvenes asesinados.