2015-06-22_1118La Organización Cristiana Paz Dominicana y el Comité Nuevo Renacer, en representación de las más de 600 familias viviendo en los alrededores de las operaciones mineras de la Barrick Gold, están a la espera del fallo de la Magistrada Jueza Jacqueline Ynmaculada Ramos Ureña del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de la Provincia Sánchez Ramírez en Cotuí, del juicio que conoció el fondo del recurso de amparo incoado por el Misionero Rafael Guillen Beltré pidiendo el cese de las operaciones de la minera canadiense.


“En el día de hoy nos apersonamos a la secretaria de la Cámara Civil y Comercial en Cotuí, y se nos informó que aun el fallo no se ha producido, se nos dijo que llamáramos el próximo miércoles, que aun se estaba trabajando en el mismo”. Informaron desde Paz Dominicana.


El martes 9 de junio, luego de más de 7 horas de debate, se concluyó el conocimiento del fondo de la acción de amparo, donde la Magistrada Jueza Jacqueline Ynmaculada Ramos Ureña se reservó el fallo.


“Las familias vecinas a las operaciones de la Barrick Gold mantienen su fe en que se le haga justicia a esta criminal empresa, donde se está viviendo un verdadero infierno como consecuencia de los efectos de la contaminación, donde se han dañado los acuíferos de la zona, se mueren los animales, se afecta la producción agrícola y se esparce un brote de enfermedades a los seres humanos”. Expresaron los misioneros de Paz Dominicana.


“Esta empresa tiene que ser paralizada, esa explotación minera es contraria a la vida, es insostenible con nuestra biodiversidad, la mayor riqueza que poseemos es precisamente la naturaleza que nos legó Dios, el agua es nuestro oro; las próximas guerras de intereses será por el agua dulce que ya escasea, si seguimos con ese modelo suicida de desarrollo minero, se acabará la vida en nuestra isla, y perderemos las fuente de riquezas que tenemos, nuestra capacidad para producir alimentos y generar un turismo competitivo. El territorio dominicano es muy pequeño, apenas somos una isla”.  Dijo Guillen Beltré.