escu


Decenas de estudiantes que habitan debajo del puente Francisco del Rosario Sánchez (de la 17) podrían quedarse fuera de las aulas, debido a que aún la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (Opret) no ha indemnizado a las familias que deberán desocupar el área para dar paso a la continuación de la línea 2 del Metro de Santo Domingo.


Algunos padres mostraron su preocupación, ya que perdieron la inscripción en los centros educativos de la zona, porque hace más de un mes debieron ser indemnizados por la Opret y mudarse a otros lugares, lo que no ha sido posible. Yuli Polanco señaló que hace más de un mes que negociaron sus casas con la Opret, pero este organismo no termina de indemnizarlos, situación que les preocupa, sobre todo porque el 18 de este mes se inician las clases y sus hijos no saben su destino.


Según Polanco, la Opret alega que no cuenta con recursos para pagar a las familias que les tasaron sus propiedades. Sin embargo, las máquinas trabajan 24 horas, convirtiendo la zona en una pesadilla, ya que las luces, el ruido y el peligro no los dejan dormir. Polanco es madre de tres hijas, pero debido a la incertidumbre en cuanto al destino de la familia, no han sido inscriptas en la escuela, poniendo en peligro el futuro de las menores, ya que la mayor apenas tiene 15 años de edad.