Un joven turista tailandés salvó de morir al detener la embestida de un elefante enfurecido sólo con su mano.


Tor Bowling, de 27 años, visitaba un parque natural en su país cuando el animal apareció de sorpresa y empezó a correr hacia él con intención de atacarlo.


El turista, con una calma inusitada, se limitó a alzar la mano hacia el animal, demostrándole de este modo que no tenía miedo y que debía detenerse. Para sorpresa de mucho, el elefante se detuvo.


“Estaba seguro de que no quería herirme”, explicó el joven a Daily News. “Siempre pienso que todo lo que me sucede es un momento especial que tengo la suerte de haber vivido”, sentenció.