Kyle Jones es un hombre de 31 años. Nunca ha tenido relaciones amorosas con chicas de su edad, sino con mujeres que le llevan más del doble. A él le gustan las abuelitas de 70, 80 y hasta 90 años.


En el 2009 conoció a Marjorie McCool, una bisabuela que hoy tiene 91 años.


Se conocieron así: Él entró a la tienda donde ella trabajaba, le pidió su número y le dio el de él.


“Me llamaba todos los días hasta que finalmente salimos. “Salir con alguien más joven es maravilloso. Te hace sentir joven otra vez”, dice McCool acerca de su relación con Jones, en el video que puedes ver arriba.


“Es muy halagador que un hombre más joven quiera salir contigo. Él fue amable. A veces pienso que es otro hijo, hasta que nos vamos a la cama”, aclara Marjorie McCool.


Jones dice que la gente suele pensar que sus padres y abuelos no tienen sexo. Pero “sí tienen, y algunas lo han hecho conmigo”.


Y McCool lo confirma: “El aspecto físico de la relación es maravilloso. Yo me sorprendo a mí misma, y él me sorprende a mí… y me gusta… no hay nada mejor”.


El interés de Jones por las mujeres mayores que él comenzó a sus 12 o 13 años. Según su mamá, la primera vez que le presentó a una chica como pareja, él tenía 22 y la mujer 50. Le tomó un tiempo acostumbrarse a los gustos de su hijo.


Kyle Jones no es monógamo. Le gusta tener varias relaciones al mismo tiempo. Sale además con una mujer de 68 años (Anna Ronald), quien también es bisabuela, y a quien conoció en un sitio de citas online.


Los gustos de Jones han generado críticas. Creen que va tras el dinero de las mujeres con las que sale, tras su herencia. Pero él insiste en que lo hace porque le gusta. Evidentemente, a ellas también.