A finales de la década de los ochenta apareció el Game Boy, un dispositivo portátil con pantalla monocromática y un cuerpo que asemejaba a un ladrillo.


En ese entonces, otras compañías también ofrecían opciones en el mercado como el Lynx de Atari y el Game Gear de Sega, ambas con pantallas a color. Sin embargo, la inclusión de Tetris entre los juegos de la propuesta de Nintendo la hizo ganandora de la guerra de las portátiles y un símbolo de la cultura popular.


Otro de los juegos que marcaron la vida del Game Boy fue Pokémon, que con sus versiones Red y Blue vendió más de 20 millones de copias.