65890bd3a24987ab3430df4362a4b64fEl fundador y propietario del gigante de internet Facebook, Mark Zuckerberg, contó a través de esta misma red social que se comunicó con el presidente Barack Obama para informarle de su descontento sobre las últimas acciones de agencias gubernamentales con relación al espionaje informático.


La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense se sitúo en el ojo del huracán de la problemática y las distintas dudas sobre el manejo de la información en internet y la capacidad que tienen los entes estatales para investigar la vida de los usuarios desde la web.


Las contravenciones sobre el tema se volvieron evidentes y parte constante de la agenda mediática luego de la información filtrada por el polémico exagente de la CIA exiliado, Edward Snowden, quien reveló la existencia de un programa denominado ‘Turbine’, para cuya implementación se utilizó una página ‘falsa’ de Facebook que expandió el malware en millones de computadores, encargándose de registrar la información de los usuarios al infiltrarse en sus computadores personales.


Además de esta expansión del programa, de acuerdo al portal especializado Fayerwayer, existe un equipo especializado en el desarrollo y mantenimiento de este programa de sistematización y su primera implementación, el denominado ‘Implant’, el Tailored Access Operations (TAO), dependiente de la NSA.


El reclamo de Zuckerberg, relacionado con las situaciones citadas, va en sentido del “esfuerzo” que realiza Facebook por conservar la privacidad y permitir la interacción de sus clientes.


“En Facebook ponemos mucha energía en lograr que nuestros servicios y para que los de todo Internet sean más seguros y estén protegidos. Encriptamos comunicaciones, utilizamos protocolos seguros para el tráfico, animamos a la gente a usar múltiples factores de autenticación y buscamos la manera de ayudar a solucionar los problemas que encontramos en los servicios de otras personas”, dice el mensaje publicado por Zuckerberg, según cita RT.


El empresario neoyorquino también incluyó, directamente, el rol de sus gobernantes en este caso y agregó: “el Gobierno de EE.UU. debería ser un defensor de Internet, no una amenaza. Debe ser mucho más transparente con respecto a lo que está haciendo o de otra manera la gente creerá lo peor”.