Tener un mastín tibetano en China es igual que tener un Ferrari o un reloj de oro y diamantes. Es sinónimo de estatus, de la alta élite. Este perro se compara a los leones por su impresionante melena.¿Pagarías casi dos millones de dólares por un perro? Para muchos ricos esa cantidad significa estar al día en lo último de la moda y un símbolo de estatus social.


Resulta que un mastín tibetano fue vendido en China por 12 millones de yuanes que equivale a 1 millón 900 mil dólares, lo que lo convierte en el perro más caro del mundo.


El comprador es un rico promotor inmobiliario que obtuvo el animal de un año de edad y 90 kilos en una feria canina en la provincia de Zhejian.


El perro tibetano es sinónimo de estatus de la alta élite que se comparan con frecuencia a los leones por su impresionante melena de colores rojizos.


Tener un mastín tibetano en este país asiático es igual que tener un Ferrari o un reloj de oro y diamantes, son perros exclusivos que poco a poco se han ganado buena fama entre los millonarios.


Es una antigua raza de trabajo de los pastores nómadas del Himalaya y un guardián tradicional de los monasterios tibetanos. Se ha rodeado de gran misticismo desde que fue descubierto en la antigüedad, desde su mención por Aristóteles 384 años antes de Cristo.