whatsapp-enfermedad2Una paciente sufre una fuerte tendinitis tras utilizar WhatsApp durante seis horas seguidas. El diagnóstico médico revela el primer caso de WhatsAppitis en todo el mundo por el uso excesivo de este popular servicio de mensajería.


“Estás enganchado al WhatsApp”. ¿Cuántas veces habremos oído esa frase? El uso de este canal de comunicación ha revolucionado nuestra vida diaria. Pero su uso puede traernos problemas. O al menos su uso excesivo, como demuestra el primer diagnóstico de WhatsAppitis, una enfermedad similar a una tendinitis provocada por no parar de utilizar este popular servicio de mensajería instantánea.


La primera paciente diagnosticada con WhatsAppitis tiene 34 años y estaba embarazada de 27 semanas cuando comenzó a sentir un fuerte dolor en su muñeca. Acababa de terminar una guardia en el hospital donde trabajaba, coincidiendo con la festividad del 24 de diciembre. Al regresar a casa, comprobó los centenares de mensajes de buenos deseos de sus amigos y familiares en las fiestas navideñas.
La paciente sufrió una fuerte tendinitis tras usar el WhatsApp durante seis horas seguidas


En lugar de descansar y contestar las felicitaciones más tarde, esta mujer decidió responder uno a uno a todos los mensajes de WhatsApp. Se pasó seis horas contestando todas las felicitaciones, y un rato después, comenzó a sentir un fuerte dolor en su dedo pulgar, como cuenta la prestigiosa revista The Lancet.


Los médicos que la atendieron no daban crédito. Los exámenes y estudios que hicieron demostraban que la paciente sufría un fuerte dolor en su muñeca y dedos. La tendinitis que sufría se había producido tras sujetar su teléfono de 130 g durante algo más de seis horas, para así contestar a los centenares de mensajes de WhatsApp que tenía en su bandeja de entrada.


El tratamiento de esta WhatsAppitis recomienda el uso de medicamentos antiinflamatorios y la abstinencia total en el uso del teléfono móvil. Este último consejo no fue seguido por la paciente, que volvió a sufrir complicaciones tras enviar nuevos mensajes a través del WhatsApp el 31 de diciembre.


La “curiosa” condición médica descrita no es completamente novedosa, ya que a mediados de los noventa ya se diagnosticaron los primeros casos de Nintendinitis y unos años después, una fractura ósea provocada por el uso excesivo de la Wii. ¿Quién nos iba a decir que el uso excesivo de WhatsApp podría traernos problemas de este tipo?