ooho_0Un grupo de estudiantes de diseño inventaron un innovador envase para el agua completamente biodegradable. ¡E incluso comestible! Hecha con una membrana gelatinosa a base de algas, hizo que sus creadores ganen el premio Lexus al diseño en 2014.


Aunque la mayoría de las botellas de plástico sean reciclables, mucha gente las tira y generan mucha basura que podría evitarse. Este nuevo envase, además de más ecológico, generaría menos desperdicio a largo plazo. Fue creado pensando en la membrana que recubre las yemas de los huevos pero utilizando un principio culinario llamado esferificación: consisten en encapsular alimentos con texturas de gelatina. La forma no es de una botella clásica sino algo más similar a una bolsa, como las que se usan a veces durante partidos de fútbol. Si se quisieran comercializar, solamente habría que agregarles etiquetas que no contaminarían el líquido. Si alguno quisiera crearlas en su casa, el chef español Ferran Adrià creó un kit para que los fanáticos de la cocina puedan hacer la “esferificación” en sus casas, agregando sabor y un estilo original.


Desafortunadamente, el envase no es muy rico. Las combinación de algas con cloruro cálcico no son un manjar. Pero quizás en una sopa podría tener un poco más de sabor. Y servirían para cuidar el medio ambiente.