candy-crushCon tres niños pequeños y un empleo, Emma Martini tiene poco tiempo para los juegos de ordenador. Pero cada noche se sienta en silencio al pie de la cama de su hijo mientras éste se duerme… y juega a Candy Crush.


“¡Me evita estar ahí sentada en la oscuridad mirando a la pared durante 15 minutos!”, dice riendo a la AFP esta madre de 32 años.Martini es una de las fans de este adictivo juego, a quienes se puede ver concentrados en sus teléfonos y tabletas en cuanto tienen un segundo.


A diferencia de los videojuegos convencionales, cuyas partidas pueden durar horas, Candy Crush Saga es uno de los nuevos “juegos informales” que se disfrutan en momentos cortos y mientras se viaja.


El pasatiempo se ha colado en cada momento del día, atrayendo a gente nueva al universo de los videojuegos; y las mujeres constituyen dos tercios de los apasionados de Candy Crush, según la empresa creadora, King.