bandera-de-venezuela_A través de los años nos hemos acostumbrado a guardar los problemas en un baúl, a no comentarle a los amigos o allegados la gravedad de los asuntos que nos aquejan, para que así con el pasar del tiempo sino son mencionados, quizás nuestro subconsciente pueda oprimir o dejar en el olvido todas esas cosas que nos causaron algún desagrado, este es el pensar de la mayoría de pueblos latinoamericanos que en algún momento de su historia han sido subyugado por el sistema político al que pertenecen, es por eso que todos queremos conservar en el mas profundo rincón de nuestro ser los dilemas que afectan el entorno en donde nos desarrollamos, sin embargo, este no ha sido el caso de nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela que en los últimos días ha estado atravesando una serie de protestas, en donde los ciudadanos no están dispuestos a esconder ni callar sus quejas y mucho menos a reprimir el sentimiento de indignación que han tenido por mas de una década con relación a las políticas internas de su difunto gobernante y ahora con su sucesor.


Dicho país es conocido a nivel global por ser tanto propulsor como miembro permanente de la Organización Exportadora de Petróleo y en el mismo orden pertenece a la ONU y a varios organismo regionales como la OEA, CELAC y CARICOM por mencionar algunos, es decir, podríamos citarlo como un componente importante de la comunidad internacional donde al igual que otros países buscan una verdadera integración y por consiguiente se presume que tienen los mismo objetivos fundamentales que estos, el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza y la corrupción en teoría, ahora bien, en la practica todas estas aspiraciones se han visto viciadas por la falta de compromiso y voluntad que han demostrado las autoridades pertinentes.


Fuera del circulo venezolano se pueden escuchar opiniones de muchas personas, dentro de ellas se destaca una: es un país hermoso con una gran diversidad de paisajes y de clima, lleno de gente cálida y humilde, donde no se puede dejar a un lado el elemento primordial que los caracteriza, la alegría!


No obstante cuando nos acercamos un poco mas a personas provenientes de este extenso pueblo y se les pregunta acerca de como andan las cosas por allá, frase de todo dominicano, singulares por ser curiosos, rápidamente a los nacionales se les va la alegría del rostro y se siente una pequeña sensación de tristeza. No hay duda de que aman y se sienten orgullosos de su patria ya que la ponen en alto en cualquier lugar que se encuentren, pero, día tras día el desengaño los arropa y la frustración se vuelve parte evidente de sus vidas.


Entonces yo me pregunto como ciudadana del mundo: ¿Qué estamos haciendo por ellos? ¿Qué hacen los Estados que se venden como buscadores incansables de la paz y de la justicia?


Venezuela no está pidiendo nada que no le pertenezca, simplemente se ha convertido en un pulpo sediento, propagando así sus tentáculos en cada comisura de su territorio para exigir lo que queremos todos: ¡progreso y libertad!




 


Darvely A. Reyes Paulino: tengo 21 años, soy estudiante de termino de Relaciones Internacionales y de igual forma soy estudiante de Derecho en la Universidad Católica Santo Domingo, soy una fiel creyente de que pese a cualquier circunstancia se deben de respetar los Derechos Humanos y tengo la fuerte convicción de que la educación es una herramienta clave para definir el progreso de un país.