image_content_medium_1393932_20140109174751Un joven de 19 años apuñaló a su madre y se cortó el pene después de ingerir mefedrona, una droga muy popular entre los adolescentes y cuyo uso se está extendiendo en las fiestas de jóvenes. El agresor fue encontrado por los servicios de emergencia colgado de la ventana de su habitación, con la ingle llena de sangre, después de que su madre alertara de que había sido agredida por su propio hijo.


Los hechos se produjeron el pasado 29 de diciembre en Haywards Heath, West Sussex (Gran Bretaña). Ambos fueron trasladados al hospital con heridas graves. La madre ya ha pasado lo peor y su situación es estable. El joven también se recupera de las lesiones, después de que los cirujanos lograran reimplantarle el miembro. Una fuente cercana a la familia dijo a “Mirror” que el chico “es un muchacho encantador y alegre. Pero, por desgracia, había comenzado a experimentar con drogas”. “Está estudiando en la universidad y había ido vuelto a casa por Navidad. Parece que tomó la mefedrona y enloqueció. Cuando llegó la policía lo encontraron colgado de una ventana y luego descubrieron que se había cortado el pene”.