reunion1Los embajadores de Venezuela, Estados Unidos y Haití, en República Dominicana, saludaron y calificaron ayer como positivo y esperanzador el reinicio del diálogo con las autoridades haitianas, el pasado martes en la comunidad de Juana Méndez. El representante estadounidense, James “Wally” Brewster expresó su satisfacción porque las relaciones entre ambos países “están encaminándose”.


“Estamos aquí para respaldar los esfuerzos del Gobierno dominicano y los del presidente Medina. De manera que estamos muy entusiasmados con este nuevo desenvolvimiento y esperamos ver cómo procede todo”, expresó.


En tanto que Alberto Castellar, embajador de Venezuela, informó que su gobierno tiene la esperanza de que con la reanudación del diálogo se fortalezcan los lazos de amistad y de negocios entre los dos países. Afirmó que el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, sigue alentando el proceso de diálogo, por entender que esa es la única vía para que ambas naciones puedan dirimir sus diferencias.


“La primera reunión se desarrolló en un buen clima. Creo que el diálogo es el camino para la solución de cualquier controversia que exista entre dos pueblos hermanos como el dominicano y el haitiano, y el ambiente que se percibió ayer (el martes) fue franco, sincero, cordial, y sobre todo, de mucho respecto, por lo cual nosotros en Venezuela seguimos alentando ese proceso”, aseguró Castellar. Mientras que el embajador haitiano,  Fritz Cineas, afirmó que ambos países son pueblos hermanos, por lo que confió en que encontrarán la manera de mantener la armonía y la fraternidad.


“Haití y la República Dominicana, ustedes siempre tienen que acordarse, que somos pueblos hermanos. En realidad nos queremos pero… por ejemplo, en las familias siempre hay pequeños pleitos, no pleitos tan grandes capaces de afectar las buenas relaciones que tenemos que mantener”, dijo Cineas, quien atribuyó la demora de tres horas para dar a conocer la declaración conjunta, tras la reunión binacional, a la necesidad de precisar la definición, interpretación y traducción de algunas palabras en dos idiomas diferentes; el francés y el español.


Opiniones encontradas de otros sectores de la vida nacional


El movimiento Reconoci.do, que agrupa a hijos de inmigrantes haitianos nacidos en República Dominicana; la Fuerza Nacional Progresista, en voz del dirigente Vinicio Castillo Semán, y el abogado constitucionalista Juan Manuel Castillo Pantaleón, también valoraron como positivo el diálogo entre el país y Haití. Sin embargo, difieren en cuanto a los resultados de la primera reunión, tras el reinicio de las conversaciones.


Ana María Belique, coordinadora de Reconoci.do, aseguró que el diálogo no va a resolver el problema creado por la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional y que, de acuerdo a su criterio, desnacionaliza a miles de dominicanos de ascendencia haitiana. En ese sentido, le restó validez a la declaración de Haití en la que reconoció el derecho dominicano a decidir en cuestión de nacionalidad. Tras saludar las conversaciones, Belique dijo que “la solución a ese problema debe partir de la República Dominicana, pues esa sentencia no puede aplicarse sin afectar los derechos humanos fundamentales de miles de dominicanos”.


También Castillo Pantaleón señala que la declaración en cuanto a que Haití reconoce el derecho de República Dominicana a decidir quién es o no dominicano, es innecesaria y redundante debido a que eso no es lo que se está discutiendo, sino la aplicación de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional. Observó que la declaración de que la República Dominicana buscará una salida a los afectados por la sentencia respetando sus derechos fundamentales cae en la ambigüedad debido a que no queda claro qué entienden los haitianos por el término “derechos” y qué entienden los dominicanos.


A su juicio, Haití puede entender que uno de esos derechos es que se declare como nacional dominicano a los “haitianos ilegales” afectados por la sentencia, lo que jamás debe suceder. Mientras que Castillo Semán dijo por escrito que tiene informaciones en el sentido de que el Gobierno haitiano quiere que se otorgue nacionalidad dominicana a todos los hijos de inmigrantes ilegales nacidos en territorio dominicano antes del 2010, por lo que demandó del ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, que explique claramente cuál es el alcance real de la declaración conjunta.


“Es un hecho positivo que Haití reconozca el derecho soberano de la República Dominicana a decidir sobre la nacionalidad y sobre las reglas de la inmigración. Pero, hay que estar muy alerta en que no se intente, vía una ley adjetiva, de anular la Sentencia del Tribunal Constitucional y abrir las puertas para una amnistía de nacionalidad dominicana a cientos de miles de ilegales haitianos que viven en la República Dominicana y que van a alegar que nacieron en nuestro territorio. En tal sentido, el país espera que el ministro Montalvo haga las aclaraciones pertinentes de los compromisos hechos durante el encuentro”, apuntó. A su juicio, de ser así, ello representaría una especie de amnistía de nacionalidad a través de una nueva ley que anule, en los hechos, los efectos de la sentencia del Constitucional.


Hipólito y la Fundación Bosch


La Fundación Juan Bosch emitió un comunicado señalando que el diálogo no podrá resolver la situación generada por la sentencia del Tribunal Constitucional, ya que la salida la tienen en las manos la misma alta corte o la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). La entidad que preside doña Carmen Qudiello de Bosch sostuvo que tanto del lado haitiano como en la parte dominicana,  la sentencia 168-13 ha sido tomada como el medio y cauce para de nuevo concretar un conflicto binacional.


“Repetimos, nada en ese diálogo puede resolver un problema creado por una sentencia del Constitucional, sólo el mismo tribunal o una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Mientras, el clima en República Dominicana, como decíamos, es de crispación y agitación, hablando de ofensiva internacional contra el país, agresión, invasión pacífica, injerencia en temas internos, y la bandera de la conocida amenaza haitiana”. De igual forma, en un documento enviado a la prensa precisa que por las informaciones que tenemos, en Haití pasan cosas parecidas, ya que desde las fuentes de opinión pública se agitan los resabios, odios y sospechas respecto a las intenciones de República Dominicana”.


Mientras que el expresidente Hipólito Mejía afirmó que la sentencia del Constitucional es fruto del expresidente Leonel Fernández y del abogado Marino Vinicio Castillo, al punto que el también presidente del Partido de la Liberación Dominicana no dio curso a la puesta en vigencia de la Ley General de Migración que se aprobó en el año 2004, al final de su gobierno. “Solo le exhorto a Danilo que se quite de encima  a Leonel Fernández, y esa sentencia que en nada le beneficia a su gobierno ni al país. Yo he sido lo suficientemente claro y contundente con ese tema”, subrayó el exmandatario.l


Montalvo dice pronto informarán planes


El Gobierno está discutiendo, evaluando y explorando otras posibilidades, a parte del “proyecto de ley de naturalización especial” que se trabaja desde el Poder Ejecutivo, para beneficiar a los hijos de extranjeros nacidos en el país y que demuestren arraigo en la República Dominicana.


El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, informó ayer que en los próximos días darán a conocer los planes del Gobierno partiendo del anuncio que hicieron las autoridades dominicanas, junto a las haitianas, en la declaración conjunta de Juana Méndez. El documento consensuado entre los comisionados de ambos gobiernos, tras una reunión de más de siete horas, establece que el Gobierno dominicano avanzará “en una legislación adicional para dar respuesta a todos los casos no contemplados en el plan de regularización”, que ordena ejecutar la sentencia 168-13 emitida en septiembre por el Tribunal Constitucional.


“En los próximos días informaremos lo que va hacer el Gobierno en ese sentido. No tengo una respuesta hoy.Una nueva legislación… Estamos evaluando, estamos discutiendo y luego les informaremos”, precisó Montalvo al pedírsele una explicación más amplia respecto al anuncio. En tanto que el consultor jurídico del Poder Ejecutivo, César Pina Toribio, explicó que “no necesariamente” esa legislación adicional de la que se habló en la primera reunión binacional sea la ley de naturalización”, y afirmó que se exploran otras posibilidades. “No necesariamente es una ley de naturalización. Eso hay que esperar que el Consejo Nacional de Migración lo perfile. Se dijo que se exploran otras posibilidades”, sostuvo.


Montalvo informó, a principio de diciembre, que el Gobierno sometería “en los próximos días” un proyecto de ley de naturalización especial para aquellas personas que nacieron y que demuestren arraigo en la República Dominicana. Explicó que con esas medidas se busca actualizar el país en materia migratoria y de nacionalidad para garantizar la seguridad jurídica de las personas y establecer reglas claras, coherentes y predecibles. Ambos funcionarios fueron entrevistados, por separado, en el Palacio Nacional.