fiscUna periodista se querelló contra una fiscalizadora de la Procuraduría Fiscal de Samaná porque alegadamente desapareció un archivo donde ella denuncia que fue amenazada de muerte por un señor que se niega a pagarle un dinero que afirma le adeuda.


Audeliza Solano dijo que el 8 de enero del año pasado denunció ante la fiscalizadora Evelin Peña Quezada las amenazas que sufría por parte de Erquidenio Balbuena, director distrital de Las Galeras.


No obstante, señala que luego le solicitó una certificación de esa denuncia y asegura que la magistrada alegó que en sus archivos no existía ninguna denuncia o querella depositada por ella “Ahora hay un problema mayor, no solamente de ese señor, que para no pagarme intenta asesinarme, sino que ahora hay una fiscal que sustrae el documento para proteger al agresor en perjuicio de la víctima que soy yo”, dijo Solano en visita a elCaribe.


La comunicadora consideró que la magistrada Peña Quezada “ha cometido un delito igual que el señor Erquidenio Balbuena”. “Esa fiscal, que está para defender a la víctima, que puse mi denuncia, ante de que el hombre fuera a asesinarme y después que el señor intenta asesinarme ella, incluso, participó en el momento cuando llegaron los fiscales al lugar del hecho y yo le decía: ¡usted sabe que yo lo denuncié que él me iba a matar, usted lo sabe! y ella volteaba la cara, como que no escuchaba nada”, afirmó.


Solano dijo que sometió una querella ordinaria, criminal, penal contra la fiscalizadora por alegada asociación de malhechores, sustracción de documentos, porque la certificación que ella emitió es falsa. “Pero la realidad es que yo denuncié a ese señor y está la denuncia levantada y firmada por ella y ella misma se contradice diciendo que no, que yo nunca puse eso, que ella nunca la tomó”, sostiene.


Solano pidió ayuda a las autoridades para no convertirse en una víctima de la violencia de género de este país. “Yo necesito la ayuda del Procurador General de la República, la primera dama, la vicepresidenta, la ministra de la mujer”, agregó.