milagrosSANTO DOMINGO.- La ex vicepresidenta Milagros Ortiz Bosch reiteró hoy que el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas Maldonado, recibió un préstamo “de carácter político”, aprobado en condiciones privilegiadas en contra de la evaluación negativa de los técnicos de la Gerencia de Análisis de Crédito y el Comité de Valuaciones de Crédito del estatal Banco de Reservas (Banreservas).


A través de una nota de prensa emitida tras una reunión en el Comité del Distrito Nacional del PRD, se apunta que algunos privilegios consistieron en la rapidez con fue aprobado el préstamo a una empresa con dos años sin actividades comerciales.


Otros privilegios consistieron en lograr el desembolso sin la documentación sobre garantías incompleta, “por la ausencia de los permisos públicos, planos, cronogramas y la falta de registro de título de uno de los inmuebles”.


“La Gerencia de Crédito del banco también señaló que se trata de una deuda de alto riesgo, ya que la liquidez corriente y la inmediata se la empresa beneficiaria resultan insuficientes, lo que llevó al Comité de Crédito a darle una calificación D a dicho préstamo”, resalta la nota. “A pesar de todas estas observaciones la administración del Banco lo sometió a la aprobación del Directorio y en un tiempo récord de cinco días fue aprobado, siendo desembolsado en plena campaña electoral”, insiste la denunciante.


Considera que el no exigirle al deudor un “plan de negocios”, el hecho de que la empresa tuviera dos años sin actividades comerciales y que se otorgara un período de gracia de dos años para el pago del capital y tasas de interés muy inferiores a las concedidas para préstamos similares calificación D, obligaba a la provisión del 60% del valor del préstamo. “Y como este banco, al igual que las demás entidades financieras, está para hacer negocios rentables, la única razón para otorgar este préstamo era política”, plantea la nota leída por Otiz Bosch.


Considera que el “gran pecado” de Vargas Maldonado con la operación ha sido “la falta ética” de gestionar un préstamo privilegiado y recibir valores siendo el presidente del PRD, cuya militancia en ese momento luchaba por desplazar del poder a aquellos de quienes el dirigente político recibía 585 millones de pesos.


“En su pobre y poca convincente respuesta, que debió de dirigirla a la Gerencia de Análisis de Créditos, Miguel Vargas no respondió ninguno de los cuestionamientos que han despertado en la sociedad el conocimiento de las pruebas que explican su conducta en el pasado proceso electoral y que lo invalidan para seguir dirigiendo el PRD”, concluye. Junto a Ortiz Bosch estuvieron Tony Peña Guaba, Geanilda Vásquez, Andrés Bautista, Eligio Jáquez, entre otros dirigentes perredeístas.