3d21eb1c3ac02aa99eca8471c306c9b2_300x226LOS ANGELES — La multifacética actriz nominada al Emmy Carmen Zapata, quien creó una fundación para promover a dramaturgos hispanos, falleció a causa de complicaciones cardiacas. Tenía 86 años. Zapata murió acompañada por su familia el domingo en su casa en la zona de Van Nuys en California, dijo Luis Vela, gerente de mercadotecnia de la Fundación Bilingüe de las Artes, creada por Zapata en Los Angeles.


La actriz, hija de padre mexicano y madre argentina, nació en Nueva York en 1927. Comenzó su carrera en 1945 en el musical de Broadway “Oklahoma” y actuó en “Bells Are Ringing” y “Guys and Dolls”, entre muchas obras más.


“Fue una inspiración para mí”, dijo Vela. “Me enseñó que el arte es la clave para resolver las diferencias en la comunidad”. Vela dijo que a Zapata alguna vez le preguntaron si quería ser recordada como artista, productora o fundadora. “Prefiero que la gente nos recuerde como educadores”, dijo Zapata, según recordó Vela.


Sus créditos cinematográficos incluyen “Sister Act” (“Cambio de hábito”), “Gang Boyz” y “Carola”. También participó en decenas de series de televisión, incluyendo nueve temporadas del programa infantil bilingüe “Villa Alegre” de PBS. Zapata tuvo papeles recurrentes en los programas de televisión “The Man and the City” y “The New Dick Van Dyke Show”. También participó en numerosos musicales más como “Bloomer Girl”, “No Strings”, “Show Boat”, “Stop the World, I Want to Get Off” y “Funny Girl”.


En 1973 Zapata unió fuerzas con la actriz, dramaturga y directora cubana Margarita Galbán para crear la Fundación Bilingüe de las Artes. La organización produce cuatro obras de teatro al año de dramaturgos hispanos que se presentan en su teatro. Las obras se presentan en inglés y español, mientras que en algunos casos han salido de gira. Zapata fue nominada al Emmy como mejor actriz de reparto por su participación en “Medical Center” y por “Carola” en “Hollywood TV Theatre”.


Vela dijo que vio a Zapata por última vez en Nochebuena. “Todos los que trabajaron con ella sentían que había creado algo muy importante y que estaba ayudando a mejorar nuestra comunidad”, dijo Vela. “Consideraba que lo que hacíamos en la fundación era más importante que el reconocimiento personal”. Al morir Zapata no estaba trabajando en ningún proyecto, dijo Vela, pero supervisaba y aprobaba ideas le eran presentadas. Los detalles de su funeral estaban siendo afinados.