obama y sus espiasEl periódico The New York Times reveló que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) puede entrar en 100.000 computadoras en todo el mundo sin necesidad de que estén conectadas a Internet. Todos los ojos y oídos estarán puestos este viernes sobre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien, después de cuatro meses de estudios exhaustivos y asesorías de expertos, expondrá una reforma de los polémicos programas de inteligencia, revelados por el excontratista Edward Snowden y que desataron la indignación de líderes mundiales, como la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien canceló una visita de Estado a Washington por la poca claridad frente al espionaje del que fue víctima por parte de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA).


El discurso de Obama cobra mayor importancia con la última revelación del periódico The New York Times, que reveló que dicha agencia puede entrar en las computadoras aunque no estén conectadas a Internet gracias a un sistema de ondas de radio implantado en cerca de 10.000 aparatos en todo el mundo. Según el diario, el programa de la NSA permite vigilar las computadoras intervenidas y “crear autopistas numéricas para el lanzamiento de ciberataques”. En la mayoría de los casos el sistema es implantado mediante el acceso a las redes informáticas, detalla de New York Times citando documentos de la agencia de Seguridad.


Además, el organismo “recurre cada vez más frecuentemente a una tecnología secreta que le permite entrar en ordenadores y dañar datos aunque no estén conectados a Internet”. Esta tecnología, utilizada desde al menos 2008, funciona gracias a ondas de radio “que pueden ser transmitidas desde pequeños circuitos electrónicos o desde tarjetas USB instaladas secretamente en las computadoras”, añade el diario. “En la mayoría de los casos el sistema emisor de ondas de radio debe ser físicamente instalado por un espía, un fabricante o un usuario que no se daría cuenta que lo hace”, señala el rotativo.


La NSA colocó esos programas tanto en ordenadores conectados a una red como en computadoras sin conexión, gracias a una centenaria tecnología adaptada a los tiempos modernos: la radiofrecuencia, cuyas herramientas, normalmente una tarjeta, son instaladas físicamente por una persona en el ordenador vigilado. Según el New York Times, entre los objetivos más frecuentes de vigilancia de la NSA a través de este sistema están el Ejército de China, las Fuerzas Armadas de Rusia, la Policía de México y los carteles de la droga, instituciones de comercio de la Unión Europea y países aliados en la lucha contra el terrorismo como Arabia Saudí, India y Pakistán. Esta versión avanzada de la radiofrecuencia, que la a gencia utiliza al menos desde 2008 y lleva por nombre en clave “Quantum”, se basa en un canal secreto de ondas de radio que puede ser transmitido a través de tarjetas USB instaladas a escondidas en los ordenadores.