funda_cementosLa fiscalía de Hato Mayor rescató a cuatro niños que vivían en condiciones infrahumanas junto a su padre, el cual según los vecinos los ponía a oler cemento y thinner. De acuerdo con las denuncias de los vecinos, los pequeños con edades entre tres y once años, pasaban largas horas encerrados en una casa del sector de Villa Vilorio, al norte de esta ciudad, sin ingerir alimentos, pero  inhalando thinner y cemento como suele hacer su padre.


Tras ser rescatados los niños fueron llevados a una casa albergue que dirige la Iglesia Centro Cristiano Shalom en esta ciudad y posteriormente fueron trasladados al Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI), que funciona en San Pedro de Macorís.


Contra Wilmer Encarnación, padre de los menores, la fiscalía solicitó medidas de coerción basada en una  garantía económica, presentación periódica al Ministerio a firmar el libro y que el mismo sea atendido por un especialista. La presentación periódica fue por seis meses.