Gran sorpresa ha causado en Brasil una imagen que capta el preciso momento en que la estatua del Cristo Redentor, en Río de Janeiro, “atrapa” un rayo con la palma de la mano.


Y es que una feroz tormenta afectó la región, causando inundaciones y cortes de luz que perjudicaron a miles de brasileños. Sin embargo, en medio de la desgracia pudo captarse esta serie de fotografías, de un fondo rosa en la noche, que se describen por sí solas.


También llamado Cristo de Corcovado, esta estatua, designada maravilla del mundo moderno en 2007, empezó a construirse en 1921 y se terminó diez años después.