0010586485Joaquín Negrete ya fue trasladado a la capital de México. Según la Fiscalía, manejaba los negocios del cártel de drogas en Los Reyes, un municipio michoacano de 65.000 habitantes. Mientras, las milicias de vecinos adelantaron que no dejarán las armas


Policías mexicanos apresaron a un supuesto jefe local del cártel Los Caballeros Templarios en la región de Michoacán (oeste), donde ha sido desplegado un fuerte operativo de seguridad para frenar la violencia que arreció en las últimas semanas, informaron fuentes oficiales.


“Esta tarde elementos de la Policía Federal capturaron, en el municipio de Los Reyes, a Joaquín Negrete” en posesión de un arma larga y cargadores, dijo en un mensaje a los medios el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Monte Alejandro Rubido, en la ciudad de Morelia, capital de Michoacán.


Un mando de la base militar en Michoacán, que pidió el anonimato, dijo a la AFP que Negrete era el jefe local de Los Caballeros Templarios en el municipio de Los Reyes, de unos 65.000 habitantes.


Los Caballeros Templarios es considerado el cártel dominante en Michoacán, uno de los principales puntos de plantación de marihuana y fabricación de drogas sintéticas de México, y es liderado por el ex maestro de primaria Servando Gómez, alias “La Tuta”.


El gobierno de México nombró, este miércoles, a un comisionado federal, que coordinará las tareas para lograr la seguridad de la región de Michoacán, donde en las últimas semanas se ha intensificado la violencia por disputas entre autodefensas y narcotraficantes.


El nuevo comisionado para la seguridad y el desarrollo integral será Alfredo Castillo, quien hasta ahora era el titular del organismo federal de defensa del consumidor y antes ejerció de fiscal del estado de México, informó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en una rueda de prensa.


Castillo “será el encargado de coordinar el esfuerzo institucional de todas las dependencias para restablecer las condiciones de seguridad y desarrollo a Michoacán”, dijo Osorio Chong.


Michoacán es una región rural con costas sobre el océano Pacífico, con un importante volumen de exportación de productos agrícolas, sobre todo el limón y el aguacate, pero con más de la mitad de su población en la pobreza. Sus montañas también son utilizadas por narcotraficantes para esconder cultivos de marihuana y amapola y laboratorios de drogas sintéticas.


Para frenar a los cárteles que se disputan la región, el ex presidente Felipe Calderón (2006-2012) lanzó en su natal Michoacán el primero de los operativos militares antidrogas, que luego se expandieron a buena parte del país, y el pasado mayo Enrique Peña Nieto (2012-2018) envió otro refuerzo de seguridad.


Pero estas operaciones no lograron pacificar a Michoacán y desde inicios del año pasado surgió un movimiento de milicias armadas llamado autodefensas, integradas por vecinos que dicen defenderse de los ataques y extorsiones del cártel local Los Caballeros Templarios.


La intensificación de los enfrentamientos entre autodefensas y narcotraficantes motivó que el gobierno federal tomara, este lunes, el control de la subregión de Tierra Caliente, la más afectada por la violencia, y llamara al desarme a las autodefensas.


Osorio Chong remarcó que la tarea de Castillo es atacar también las raíces del “deterioro social y debilitamiento institucional” para poder resolver el conflicto y devolver la confianza de la población en sus gobiernos y policías, acusadas de estar profundamente infiltradas por el crimen organizado.