Camisetas con mangas de la NBA, criticadas por jugadores, entrenadores y aficionados La NBA dio a conocer esta semana las nuevas camisetas de manga corta que serán utilizadas por los jugadores de los respectivos equipos de la Conferencia Este y Oeste cuando se enfrenten el próximo 16 de febrero en la 63 edición del Partido de las Estrellas, que se disputará en Nueva Orleans.


Una vez más, los creadores de los nuevos modelos con mangas, que siguen sin tener buena aceptación entre los jugadores, entrenadores y aficionados, se inspiraron en las características de la ciudad y su cultura con colores vibrantes y tonos brillantes de plata y bronce. La inscripción del NBA All-Star Weekend aparece en el frente de las camisas en azul con el ‘East’ (Este) y en rojo con el ‘West’ (Oeste) superpuesta para formar la ‘Flor de Lis’, el símbolo oficial del estado de Luisiana con la ‘W’ en púrpura y ‘E’ en verde, la identificación de la conferencia de cada jugador.


“Cada año, tratamos de desarrollar un aspecto único para los atletas, en honor a la ciudad anfitriona”, declaró Chris Grancio, director de mercadotecnia deportiva a nivel mundial de baloncesto para la compañía Adidas, que es la marca que suministra las camisetas.


Sin número por delante… para publicidad


Las camisetas que fueron presentadas para el Partido de las Estrellas mantienen el modelo que se utilizó en los encuentros disputados durante la jornada de Navidad dentro de la NBA, que no llevaban número puesto por delante.


Muchos jugadores consideran que la camiseta y las mangas son demasiado ajustadas y no les permite tener la libertad que consiguen con la camiseta tradicional. Entre esos críticos está el MVP de la liga, Lebron James, quien durante en los partidos del día de Navidad criticó abiertamente estas camisetas porque dificultaban la mecánica de tiro de muchos de sus tiradores exteriores. Sin embargo, luego matizó que él se había encontrado bien con dicha equipación. Sin embargo, estos días ha vuelto a decir que no le convencen este tipo de camisetas.


El entrenador George Karl, ahora comentarista de televisión, dijo abiertamente que no era partidario del nuevo modelo porque a nivel del deporte del baloncesto no aportaba nada positivo, al contrario, perjudicaba a los jugadores. “Pero entiendo que nos encontramos en una época donde todo es innovación y me imagino que es el primer paso para tener publicidad en las camisetas”, comentó Karl.


Por su parte, el dueño de los Mavericks de Dallas, Mark Cuban, dijo que las nuevas camisetas convierten a los jugadores del baloncesto a peleadores de lucha libre de los equipos universitarios. “Creo que la NBA ha dado un paso en falso en cuanto a las nuevas camisetas de manga corta”, valoró Cuban. “No digo que las estrellas no comercialicen ese tipo de camisetas, pero que las lleven puestas es otra cosa muy diferente”.