123SANTO DOMINGO, República Dominicana.-En el año 2013 la República Dominicana vivió acontecimientos importantes en el mundo militar, con la aprobación de  una nueva Ley Orgánica  de las Fuerzas Armadas que provocó cambios  estructurales y formales en los mandados militares, el retiro de 226 generales y  coroneles, así como críticas públicas de dos mayores generales que no aceptaron de buenas ganas las decisiones del Ministro de Defensa.


El Congreso de la República Dominicana aprobó en septiembre la nueva Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas en la que cambia los nombres de las tres instituciones militares y el de la sede central por Ministerio de Defensa.


Además reduce de  200 a 40 en número de generales  en las filas militares, 10 por la Fuerza Aérea de la República Dominicana,  igual cantidad  en la Armada de la República Dominicana (antigua Marina de Guerra) y 20 en el Ejercito de la República Dominicana. Sin embargo, el desmonte del generalato se llevará a cabo en seis años.


La Nueva Ley abre la posibilidad de que el Presidente de la República pueda designar a un civil como ministro de Defensa, quien deberá auxiliarse por el comandante general conjunto, designado el Poder Ejecutivo. La legislación sigue siendo tema de debate entre los militares. Algunos la defienden, mientras otros la consideran que fue hecha para beneficiar a grupos que interactúan dentro de las Fuerzas Armadas.


Los retiros de 2013 y las críticas


El retiro de 226 generales y  coroneles de las tres instituciones castrenses, fue uno de los hechos más impactantes, no sólo en el año 2013, sino en muchos años. El presidente Medina puso en retiro a 36 oficiales generales  y 196 coroneles, días antes a la entrada en vigencia de la nueva Ley Orgánica  de los militares.


Las Fuerzas Armadas despidieron a nueve oficiales con el rango de  mayor general y vicealmirantes, entre los cuales figuran los ex jefes de Estado Mayor Apolinar Disla, Rivera Porte y Estrella Fernández,  por el Ejército; mientras Cabrera Arias fue retirado por la Armada, y  Altuna Tezanos y Díaz Peña  por la Fuerza Aérea.


Los decretos alcanzaron también a otros 21 generales de brigadas y contralmirante, a 196 coroneles y capitanes de navíos, de los cuales 110 fueron del Ejército, 18 de la Armada 68 de la Fuerza Aérea. Al menos dos mayores generales, Carlos Rafael Altuna Tezanos y Jáques López, afectados con los retiros, mostraron su inconformidad en cartas entregadas personalmente al ministro de de Densa, almirante  Sigfrido Pared Pérez.


De su lado, el ex jefe de la Fuerza Aérea de la República Dominicana, mayor general Carlos Altuna Tezanos  cuestionó los criterios que, en su opinión, fueron aplicados  para poner en retiro a una parte de los generales. Consideró que con los retiros le fueron lesionados sus derechos constitucionales. En su misiva, Altuna Tezanos afirmó que el proceso de aplicación de los retiros fue discriminatorio porque no se ajustó estrictamente al orden de antigüedad, ya que aún permanecen activos más de 50 generales que, en términos de edad biológica o de tiempo en el servicio  superan al grupo pensionado en septiembre de 2013.


En  la carta, Altuna Tezanos establece que permaneció durante 33 años y 8 meses en el servicio militar, ocupando y ejerciendo  con profesionalidad, responsabilidad y honor todas las funciones a nivel operacional, ocupando  las más altas jerarquías de la cadena de mando, sin mancha ni cuestionamiento. Mientras que el mayor general retirados Antonio Valentín Jáquez López le dice al ministro de Defensa  en otra carta entregada  días después de su retiro, que el criterio utilizado para  sacarlos de las filas del Ejército fue “desafortunado, abusivo y selectivo”.


Consideró, además,  que su retiro se hizo en violación a la Constitución  y la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas debido, según su opinión, a que no tenía el tiempo en servicio ni la edad para ser separado de las filas militares. “Con todo respeto, señor Ministro, creo firmemente que frente a otros de mi mismo grado, méritos profesionales y valores personales, aún no calificaba para estar en el grupo de los que según usted sobran”, señala Jáquez López, quien ingresó a las Fuerzas Armadas en enero de 1978. El ministro Sigfrido Pared Pérez no contestó, por lo menos públicamente, ningunas de las cartas en las que se criticaron los procedimientos utilizados para poner en retiro  al grupo de generales, almirantes y otros oficiales superiores.