ColombiaBOGOTÁ. AFP. El rapero Juan Camilo Giraldo, conocido como “Morocho” y de 14 años de edad, fue asesinado este fin de semana en una conflictiva barriada de Medellín (noroeste de Colombia), informó el lunes el colectivo artístico Semillas del Futuro, al que pertenecía el joven.


Giraldo recibió el viernes por la noche un tiro en la cabeza por parte de hombres armados que dispararon contra el grupo de amigos del rapero, en la deprimida y violenta Comuna 13. Otro menor de edad resultó herido en el ataque.


El joven rapero, que residía en la barriada donde ocurrieron los hechos, falleció el domingo en la madrugada producto de la herida en su cabeza. “Nosotros no tenemos claras muchas cosas de qué fue lo que le pasó a “Morocho”. Lo que tenemos claro es que es un joven de la ciudad, no solo de la Comuna 13, y que desde hace mucho rato que están matando a los jóvenes en la ciudad, en el país”, dijo a la AFP ‘Aka’, líder del colectivo Semillas del Futuro.


“Él formaba parte del proyecto Semillas del Futuro, en el que juntamos el hip-hop con el agro, porque en la tierra están las raíces, el alimento, nuestra historia”, añadió el artista, detallando que Giraldo cantaba, componía y también participaba en actividades de siembra del colectivo. Según la prensa local, que vincula el crimen con las actividades artísticas y sociales de “Morocho”, la Policía ya habría identificado a dos de los presuntos asesinos.


La Comuna 13, enclavada en las faldas de las montañas que rodean Medellín, ha sido escenario por años de la lucha entre pandillas por el control de la criminalidad local y de los narcotraficantes que pugnan por las rutas de exportación de droga a Estados Unidos y Europa. En los últimos años, al menos una decena de jóvenes raperos y miembros de grupos culturales -que promueven la paz en sus actividades- han sido asesinados en zonas deprimidas de Medellín.


Medellín vivió en los años 1980 y 1990 una enorme oleada de violencia derivada de las actividades del capo narcotraficante Pablo Escobar, muerto por la policía en 1993. Según los datos de la alcaldía, en 2013 la ciudad registró 38,1 homicidios por cada 100.000 habitantes.