violencia-intrafamiliarAl menos siete mujeres han sido asesinadas en Santiago y otras dos localidades del norte del país, en episodios de violencia relacionados a conflictos de parejas y delincuencia común, dijeron hoy a Efe autoridades dominicanas y agrupaciones feministas.


La Policía cuenta entre las víctimas a Jennifer González Peña, de 22 años, Gorgina Altagracia de los Santos, Nemencia Isabel Hernández, de 43 años, Karina Díaz Martínez, de 22, Paulina Soto Delgado, de 47, Tusina Abréu, de 16, y otra mujer que se presume es de origen haitiano, y no ha sido posible obtener su identidad porque no tenía documentos.


Según las autoridades policiales, dos de las víctimas, entre ellas una sobrina del presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, fueron asesinadas por sus parejas sentimentales, definiendo esos casos como violencia de género.


Las otras cinco víctimas están relacionadas a violencia de delincuencia común callejera, según autoridades.


La portavoz de la Coordinadora de Mujeres del Cibao, Yolanda Santana, dijo a Efe que la violencia de género en este año 2014, ha seguido su agitado curso, sin importar el llamado a reflexión y de cambio de actitud, para paliar esa agobiante situación.


A este respecto, entiende que las muertes de la sobrina del diputado por la provincia de Santiago y presidente de la Cámara Baja y de una adolescente de 16 años en la provincia de Dajabón, en la que también su madre Carmelina Tapia, de 37 años, resultó herida, no debieron producirse.


Para Santana, aunque el procurador general de la República Francisco Domínguez Brito, dice que se siente satisfecho por “la disminución de las muertes de mujeres por violencia de género”, las feministas piensan lo contrario.


“Nosotras entendemos que no debe producirse muertes de mujeres de ningún tipo como por violencias de género, delincuencial, callejera e institucional”, enfatizó.


La líder feminista expresó que no se dice nada de la violencia institucional, que es cuando mujeres mueren por falta de atenciones en los hospitales y aseguró que la muerte materno infantil sigue cobrando muchas vidas en República Dominicana.


“Esto ocurre a pesar de que el 98 por ciento de los partos que se producen en este país se hacen en hospitales públicos y privados, hay una falta de política de salud segura que tome en cuenta a la mujer a los niños, niñas, adolescentes y adultos, forma parte de la violencia”, expresó.


Yolanda Santana estima que no basta con focalizar política de salud para proteger a las mujeres en edades reproductivas, pero si a todas, porque ellas no se deben a útero, e igual que merecen los niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos y envejecientes, que tienen derecho a la salud integral.