Mario Vargas LlosaEl premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa exhortó ayer al Papa Francisco reemplazar al cardenal de Santo Domingo,  República Dominicana, Nicolás de Jesús López, y al de Lima, Perú, Juan Luis Cipriani, por cavernarios.


“Yo creo que hay que esperar del Papa Francisco que estas autoridades de la iglesia que representan las cavernas vayan siendo removidas y reemplazadas por obispos, arzobispos que estén mucho más impregnados de la mentalidad de cercanía, de justicia social que representa aparentemente el Papa Francisco”, dijo el escritor en declaraciones al diario La República, de Lima, Perú.


De acuerdo con la publicación, Vargas Llosa consideró que López Rodríguez, “increíblemente está apoyando leyes racistas que privan de la nacionalidad dominicana a cerca de 200,000 dominicanos por ser hijos o descendientes de haitianos, algo que me parece totalmente incompatible con lo que debería de representar la iglesia católica”.


La referencia de Vargas Llosa es en torno a la sentencia 168-13 emitida por el Tribunal Constitucional, la cual establece a cuáles personas corresponde la nacionalidad dominicana, atendiendo al estatus migratorio de sus padres.


Dicha decisión ha generado un debate en el país, entre quienes apoyan a los hijos de inmigrantes haitianos indocumentados y quienes se basan en la legalidad y la soberanía del Estado para decidir al respecto.


Vargas Llosa también señaló que el cardenal Cipriani “representa a la iglesia más reaccionaria, intolerante, fanática y, entonces, hay que desear que la nueva política del Vaticano llegue al Perú también”.


“Tengo muy buena opinión del Papa. Está haciendo un esfuerzo que ojalá se traduzca en reformas reales para modernizar a la iglesia, para devolverle la fuerza moral que en algunas épocas ha tenido y que ha sido muy importante”, dijo al diario La República.


El hijo de Vargas Llosa es rechazado en Santiago


Recientemente, diversas organizaciones declararon como  persona “non grata” al jefe de ACNUR en el país, Gonzalo Vargas Llosa, hijo de Vargas Llosa, en medio de la polémica por un fallo que decide a quiénes corresponde la nacionalidad dominicana.


La decisión fue adoptada por representantes de más de 60 organizaciones comunitarias de la provincia de Santiago.