HospitalSANTO DOMINGO, República Dominicana.–Cuando el entonces presidente Leonel Fernández lo inauguró, el 24 de marzo de 2010, anunció al país que el hospital Rodolfo de la Cruz Lora poseía los más modernos equipos para brindar servicios de salud al municipio Pedro Brand y sus zonas aledañas.


Sin embargo, casi tres años después el centro sólo mantiene abierta a la ciudadanía un área de emergencia y las consultas médicas.


El precario servicio que brinda quedó evidenciado el pasado 18 de noviembre cuando el sargento mayor del Ejército Nacional Alex Tamárez Campusano, de 31 años de edad, falleció en el centro mientras sus familiares y el personal médico hacían malabares para conseguir el servicio de una ambulancia que trasladara al paciente a la capital.


Pedro Tamárez Reyes, de 80 años de edad, padre del sargento fallecido, cuenta que su hijo compartía tragos con otros dos amigos en una fiesta y cuando salieron en motocicletas se accidentó próximo a la estación de peaje del kilómetro 28, cerca del Rodolfo de la Cruz Lora, a cuya área de emergencia lo llevaron.


“Cuando otro de los hijos míos llegó al hospital Alex estaba vivo, abrió los ojos, pero no le habló. El accidente fue como a las 11:30 de la noche y se lo llevaron para el Hospital Central (de las FF.AA.) a la 1:00 y pico, casi a las 2:00 de la madrugada.  Decían que no había ambulancia, ni una. Y llamaron a to´a parte, a la Primera Brigada del Ejército, a los bomberos, a Los Alcarrizos…”


“Entonces, como a la media hora en Los Alcarrizos dijeron: “Ah sí, les vamos a prestar una, y nos la prestaron, pero cuando llegamos allá, al Hospital Central, ya mi hijo `taba muerto”, lamenta Tamárez Reyes. “La doctora me dijo: ‘ya es tarde’”.


La indignación se apoderó de los familiares de la víctima y de todo Pedro Brand. Durante el entierro del joven militar decenas de personas que cargaban el ataúd interrumpieron el tránsito por la Autopista Duarte. En medio de la protesta, una turba irrumpió en el área de emergencia del hospital con el féretro y causó destrozos a diversos equipos.


La situación obligó a la intervención de tropas de la Primera Brigada del Ejército que tiene su sede en la comunidad. En medio del tumulto se presentó el médico Félix Antonio Cruz Jiminián que calmó los ánimos de los comunitarios con el compromiso, primero de donar una ambulancia a través de su fundación sin fines de lucro y luego con el préstamo del vehículo hasta que Salud Pública asignara una. Sin embargo, su promesa duró muy poco, como confirma el dirigente comunitario Juan Reyes (Juan Sarita).


Reyes entiende que “lo primero que tiene que tener el hospital es una ambulancia, y más en donde estamos ubicado, que es en la Autopista Duarte, donde ocurren muchos accidentes y mucha gente muere por falta de una ambulancia. Como pasó con el guardia (Tamárez Campusano) que tuvo el accidente cerca del hospital y por falta de una ambulancia…”


“Ese hospital lo inauguraron, pero todavía no hay siquiera internamiento. Hace falta internamiento”, insiste. “No sé si es que los aparatos necesarios no están completos o qué ha pasado. Estamos en espera de que se abra, que tenga su ambulancia y que esté totalmente equipado”.


Pero el director de Emergencias y Desastres del Ministerio de Salud Pública, Séntola Martínez, considera innecesario el mantenimiento de una ambulancia estacionada en el Rodolfo de la Cruz Lora. “Los hospitales de  tercer nivel y especializados reciben pacientes referidos, además esa zona está cubierta  porque pertenece al Gran Santo Domingo, hay una ambulancia en el cruce de Villa Altagracia y otra en el  Kilómetro 22, cerca de  Merca Santo Domingo, con capacidad para responder en dos minutos cualquier emergencia en la carretera”, dice el funcionario.


Tomando sus declaraciones como ciertas, hay que colegir que sus previsiones fallaron en perjuicio del sargento mayor Tamárez Campusano, quien dejó en la orfandad a dos niñas de 7 y 2 años de edad, que ahora juegan con el abuelo en su humilde vivienda del  sector Mejoramiento, en Pedro Brand.


Jhonny Polanco, administrador del hospital desde 2004, asegura que “tenemos más de cinco años solicitando una ambulancia, pero están (en Salud Pública) esperando que funcione el servicio de emergencia del 911”. Sostiene que cuando el 911 opere las ambulancias estarán ubicadas en zonas estratégicas.


Polanco explica que el Rodolfo de la Cruz Lora cuenta con 123 médicos, incluidos especialistas de diferentes áreas. También asegura que, conforme a lo anunciado por el Ministerio de Salud Pública, pronto será abierto a internamiento y otros servicios médicos.


Dice que el hospital recibe una subvención mensual de RD$1,350,000, pero que consume RD$600,000 en combustible porque tiene una planta eléctrica de 220 kilos (cuando Fernández inauguró el centro se informó que era de 500 kilovatios) que consume 13 galones de gasoil por hora.


Asegura además que pronto serán puestos en funcionamiento “dos quirófanos”. “No. Creo que son tres…”, duda. “En los quirófanos hay equipos, es que todavía faltan”, aclara.


El Ministerio de Salud Pública informó, a través de su departamento de prensa, que el Rodolfo de la Cruz Lora “será abierto a más tardar en enero de 2014”.