manoLa mano de obra de origen extranjero nacidos en otros países y descendientes aportaron el 7.5% del Producto Interno Bruto (PIB) de República Dominicana en 2012, unos RD$161,560.8 millones. Estos representan el 9.12% de la población ocupada o del total de la fuerza laboral actual, un total de 363,903 trabajadores.


De su lado los trabajadores inmigrantes legales o no, en particular contribuyen con el 6.2% al PIB, del cual sólo los trabajadores nacidos en Haití aportan el 5.4 %, es decir RD$115,920.9 millones, contrario a los trabajadores inmigrantes nacidos en otros países, que contribuyen con el 0.8 por ciento del PIB.


Estas cifras forman parte de los resultados presentados ayer del libro “El aporte de los trabajadores de origen extranjero a la actividad económica de la República Dominicana: Una primera aproximación”, escrito por los economistas Jefrey Lizardo y Carlos Gratereaux, el cual forma parte de los análisis complementarios a la encuesta de inmigrantes auspiciado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), con el apoyo financiero de la Unión Europea.


Además fue presentado el estudio “Inmigración, Género y Mercado Laboral”, elaborado por el sociólogo Wilfredo Lozano.


Resalta que según datos de la Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI) 2012, la población de trabajadores ocupados nacida en Haití alcanza unos 283,224, representando 7.1 por ciento del total de la fuerza laboral residente en República Dominicana, que se estima en 3,991,610 personas.


La investigación, que además estudió los ingresos de los extranjeros percibidos como medida de la productividad del trabajo, revela que a pesar de que los trabajadores inmigrantes nacidos en Haití aportan más al PIB del país que otros trabajadores extranjeros, estos reciben un salario inferior, tomando en cuenta resultados de la Encuesta sobre Mercado de Trabajo 2012 y la ENI.


Indica que la población total de origen extranjero gana RD$12,441.2 en promedio; la población nacida en Haití RD$10,261.7 y la nacida en otros países RD$39,317.8.


Los resultados muestran igualmente que la población nativa incorporada al mercado de trabajo, se concentra en la economía informal, en 56%, y la inmigrante en 45%