celulasLos avances en la creación de órganos a partir de células madre, en el tratamiento del cáncer mediante la inmunoterapia y en la exploración espacial son algunas de las noticias más destacadas del año.


Por primera vez, científicos japoneses de la escuela de medicina de la Universidad de Yokohama lograron reproducir in vitro a partir de células pluripotentes inducidas (iPS) un fragmento de hígado humano que al ser trasplantado en ratones funcionó correctamente.


Esta técnica, que según los investigadores puede empezar a ensayarse en humanos de aquí a diez años, probablemente podrá aplicarse a los pulmones, los riñones o el páncreas y constituye un avance prometedor como alternativa a los trasplantes actuales, en los que escasean los órganos y que generan rechazo en el receptor.


Mientras, investigadores europeos y estadounidenses crearon microrriñones y microcerebros humanos en el laboratorio, que también pueden ser utilizados para probar nuevas terapias o medicamentos con mayor fiabilidad que cuando se experimenta sólo con ratones.


Un equipo de científicos japoneses ha iniciado ya el primer ensayo clínico del mundo con humanos usando células madre iPS, consistente en extraer muestras de piel humana para generar células capaces de convertirse en tejido de retina que después será implantado en pacientes que sufren una degeneración macular asociada a la edad.


La medicina regenerativa también ha dado un gran paso gracias a las impresoras en 3D, que reproducen un objeto capa por capa a partir de información digital y que de momento sirven para desarrollar prótesis sólidas para sustituir masa ósea perdida a causa de una enfermedad o un accidente.


En marzo pasado un hombre recibió en EE.UU. un implante en 3D para reemplazar el 75% de su cráneo, y un mes antes investigadores de la Universidad de Cornell (EE.UU.) recrearon, a partir del cartílago de una vaca, una oreja de forma y características humanas utilizando una impresora 3D que inyecta células vivas.


En el tratamiento del cáncer, un nuevo tipo de fármacos, aún pendientes de aprobación y que permite al sistema inmunitario destruir las células tumorales, ha tenido éxito en algunos pacientes con metástasis, en lo que los expertos consideran el mayor avance en la lucha contra esta enfermedad en 15 años.


Asimismo, gracias a la terapia genética, investigadores estadounidenses consiguieron convertir las células de enfermos de leucemia y otros cánceres sanguíneos en agentes que atacan y destruyen las células tumorales, según varios estudios presentados en diciembre en la Conferencia Anual de Hematólogos de EE.UU.


El oncólogo español José Baselga, director médico del hospital Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, afirma que la inmunoterapia, la lucha desde el organismo contra el cáncer, es el gran avance que va a suponer “un cambio profundo” en la estrategia contra los tumores.


En lo que respecta al espacio, el robot Curiosity de la NASA cumplió en agosto pasado un año de exploración en Marte, en el que descubrió un antiguo lecho de agua y recogió muestras de suelo y atmósfera suficientes como para que los científicos concluyesen que pudo haber vida allí hace millones de años.


Otros países también han puesto sus miras en Marte, y la India lanzó en noviembre una misión que tardará diez meses en llegar a la órbita de ese planeta para explorar su superficie, sus minerales y su atmósfera.


Hasta ahora sólo la NASA, Rusia y Europa habían logrado enviar sondas a Marte.


Mientras, la sonda Voyager 1 de la NASA se convirtió en la primera nave en abandonar nuestro sistema solar y adentrarse en el espacio interestelar, 36 años después de su despegue de Cabo Cañaveral (EE.UU.), según anunció la NASA en septiembre.


La nave, que se encuentra a más de 125 veces la distancia de la Tierra al Sol, lleva un mensaje que explica su procedencia y cómo es la vida en la Tierra.