inceLas quemaduras que le ocasionó el incendio salvando la vida de un niño de un año es su menor preocupación, la mayor es que el pequeño lucha por su vida en un centro de salud y su casa se redujo a cenizas.



Al igual que José Esperanza Reyes, otras seis familias quedaron en la calle, tras un incendio ocurrido la noche del martes en Punta de Villa Mella y que redujo a cenizas siete viviendas.


El pequeño, Jean Carlos Iturbides, hijo de un sobrino de Reyes, sufrió quemaduras en su cuerpo mientras dormía y su madre estaba en el patio.


Reyes explicó que el niño fue trasladado junto a su madre, quien al tratar de salvarlo también sufrió quemaduras en un brazo, al hospital traumatológico Ney Arias Lora, pero de allí el infante fue transferido al hospital infantil Robert Reid Cabral.


En el siniestro también resultaron afectadas tres viviendas y un colmado donde ladrones aprovecharon que el dueño fue a socorrer a los afectados para robarle las mercancías.


“Ladrones se llevaron el inversor y mercancías mientras yo salí a ayudar a los vecinos”, expresó Cristian Medina, propietario del negocio.


En tanto, los damnificados aseguraron que no han recibido ningún tipo de ayuda, y que sólo cuentan con la ropa que tenían puesta al momento del incendio. El pastor, Beato Paulino, dijo que aún el Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo Norte no ha dicho la causa del incendio que ocurrió cerca de las 7:30 de la noche del martes.