francLa operación militar francesa en la República Centroafricana “ha comenzado” y soldados galos patrullan por la zona del aeropuerto de la capital, Bangui, donde reina la calma, ha asegurado este viernes el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian.


Las fuerzas francesas patrullan desde la pasada noche por el aeropuerto” y durante el día habrá un despliegue de helicópteros del Ejército francés, precisó el ministro a la emisora RFI en referencia a la operación Sangaris.


Le Drian dijo que el objetivo de la intervención franco-africana, decidida por el Consejo de Seguridad de la ONU, es doble. Por un lado, busca garantizar una seguridad para la distribución de la ayuda humanitaria y por otro, contribuir a que las fuerzas militares africanas la mantengan para favorecer “la transición política”.


“Este país vive en un caos humanitario y de seguridad, no hay Estado, hay bandas armadas”, explicó Le Drian. Le Dian dijo que la población “tiene miedo” y recordó que ha habido “una reacción muy fuerte de la comunidad internacional”, de la que destacó que se consiguiera mediante unanimidad Naciones Unidas. “Espero que la razón prevalezca”, indicó el ministro en relación con la reacción que espera de las fuerzas de los rebeldes musulmanes.


Autorizado por la ONU


El Consejo de Seguridad de la ONU había autorizado este jueves una intervención militar africana y francesa para intentar proteger a la población civil de la República Centroafricana. El Consejo aprobó por unanimidad una resolución que autoriza el envío de una fuerza africana (Misca) apoyada por tropas francesas para proteger a la población y ayudar a restaurar la seguridad en ese país, afectado por enfrentamientos civiles en los últimos meses.


La autorización llegó un día después de que este miércoles por la noche al menos 50 civiles murieran y un casi centenar resultaran heridos en Bangui por los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y las milicias partidarias del ex presidente François Bozizé, según Médicos sin Fronteras (MSF).


El embajador francés señaló ante la prensa que estos incidentes “han mostrado otra vez” el nivel de deterioro de la situación en el país africano, donde se producen “asesinatos, saqueos y violaciones” cada día. “El Estado ha colapsado y ya no puede asegurar la protección de su población”, recalcó Araud, quien denunció que también está habiendo ataques sectarios entre cristianos y musulmanes, y recordó que “la historia nos ha enseñado que lo peor se puede producir”.


También se ha creado un fondo fiduciario para que donantes internacionales aporten contribuciones para financiar la logística de la misión africana.