vatiEl Banco del Vaticano está cerrando cientos de cuentas luego de recibir presión de las instituciones más grandes del mundo para que limpie sus operaciones, según ha conocido el Financial Times.


La amplia tarea, que es la primera en la historia de 71 años del banco, acontece luego de meses de presión cada vez mayor, por parte de los entes supervisores sobre los bancos y por el papado.


Una investigación del FT reveló el papel clave que jugaban el Deutsche Bank, JPMorgan y UniCretit en la reforma del banco, al rehusarse a prestar servicios financieros durante los últimos dos años.


La presión forzó que el Vaticano sacudiera al banco para expulsar a los potenciales lavadores de dinero y evasores tributarios. Este proceso ha sido acelerado por el papa Francisco desde su elección en marzo.


Entretanto, los ejecutivos de otros bancos, entre ellos Pete Sutherland, miembro de la junta directiva de Goldman Sachs Internacional, actuaron como consultores sin paga del tesoro del Vaticano y asesoraron a la ciudad-estado más pequeña del mundo para que cambiara su procedimiento tradicionalmente secreto.


Los bancos estaban respondiendo a los temores de que pudieran ser penalizados por los supervisores a causa de sus relaciones con una organización que no cumplía los estándares internacionales de lavado de dinero y financiamiento a terroristas. Como parte de una persecución mundial a evasores en paraísos internacionales, los supervisores financieros planeaban atacar al Vaticano mediante sus bancos asociados.