pnSanto Domingo.- La Policía no tiene detenidos, ni pistas que le permitan apresar a los responsables del triple crimen cometido a principios de este mes en el sector La Cumbre de Bonao, en contra de Gabriel Lanfranco Santos, de 76 años; su hermana Francisca Lanfranco Santos, de 71; y Mercedes Molina Montilla, esta última esposa del primero, de 63 años de edad.



Una fuente ligada a la investigación admitió que la Policía no tiene nada concreto en torno al crimen, pero que un equipo de oficiales compara huellas encontradas en la escena del crimen con la esperanza de que ayuden a aclarar el triple asesinato.


Los asesinos ataron de pies y manos a las víctimas, y les propinaron golpes contusos en la cabeza, ocasionándoles la muerte instantáneamente.


Gabriel Lanfranco Santos llevaba varios años cuidando unas tierras, cuyo propietario reside en los Estados Unidos, y desde allá les enviaba tanques con comida.


Precisamente, el equipo de investigación del caso, pidió al propietario de la finca que viniera al país para investigarlo en torno al caso, y así tratar de conseguir pistas que los conduzcan al apresamiento de los responsables del triple crimen, ocurrido el pasado tres de este mes.


Hasta el momento, la Policía tiene la hipótesis de que a Gabriel, a su hermana y a su esposa los mataron creyendo que en la vivienda se guardaba un dinero producto de la venta de un toro y dos vacas.