Un usuario de la página de BitTorrent sueca Swebits (ya extinta) ha sido condenado a pagar 652.000 dólares de multa por haber subido una película. El Partido Pirata ha respondido que es una cantidad desorbitada.


Los derechos de autor y la piratería es uno de los debates más “pantanosos” en los que uno se puede meter. Un moderador de una de las páginas suecas de torrent más antiguas ha sido condenado a pagar 652.000 dólares por subir una película, cifra que equivaldría a la cantidad que el estudio cobraría para distribuirla gratuitamente.


Tal y como podemos leer en TorrentFreak, el acusado es un joven de 28 años que entre 2008 y 2011 era reconocido en la escena “warez” por distribuir contenido en Swebits.org.


Aunque la pena es por un film en concreto, está acusado de haber subido más de 518 películas y series de televisión, algo de lo que no me gustaría hacer el cálculo.


Swebits, una de las “comunidades de BitTorrent” suecas más grandes, fue cerrado en 2011. Ataques DDoS, problemas de hardware, falta de donaciones y el arresto de uno de los fundadores propició el cierre de esta plataforma. 2 años más tarde, vemos como siguen habiendo consecuencias por las actividades de dicho sitio.


Estaba subida a mala calidad, algo que “deteriora” su reputación


Como se podía esperar, la reacción del Partido Pirata no se hizo esperar, quien afirmó que la multa es desorbitada y excede los 150.000 dólares por película que se imponen en los Estados Unidos, país que tiene más fama de intransigente en estos temas. Como nota final, se apunta que la multa superó la media porque la película fue subida a mala calidad, algo que “deteriora” la reputación de la misma.


Internet supuso un antes y un después en la historia de la humanidad. Haciendo zoom en los derechos de autor y el cine, nos encontramos con un tema peliagudo. Poder tener acceso a información es algo positivo, pero a la vez debe existir un sistema que permita a los creadores vivir de su contenido (dentro de lo posible).


Plataformas como Spotify, Netflix, Steam, etc. proporcionan a los usuarios la posibilidad de acceder al contenido online por un precio asequible. Este tipo de herramientas son una respuesta directa a la piratería y a la distribución obsoleta. Usuarios y creadores empiezan a ver como surgen alternativas que buscan satisfacer a ambas partes. De todos modos, es un tema muy complicado y con muchas aristas, lo que queda claro es que tanto los modelos antiguos como la piratería son insostenibles.