El brasileño Anderson Silva dejó atónitos a propios y extraños tras caer a la lona de la jaula de la UFC con su pierna partida en dos.


Anderson sufrió la fractura del tobillo de su pie izquierdo tras lanzar una patada a su rival Chris Weidman a la altura de la rodilla. El norteamericano la bloqueó y dejó la pierna de Silva, literalmente, colgando. De esta manera, Weidman retuvo su título por nocaut técnico.


Silva estará alejado por mucho tiempo de su actividad, puesto que esta fractura le dependerá su recuperación, incluso varios barajan su retiro definitivo.