SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La industria azucarera dominicana recomendó al Departamento de Trabajo de los Estados Unidos ser más transparente con las informaciones que utiliza y a dar a conocer la fuente de las informaciones que le sirven de base para denunciar que existe explotación de mano de obra infantil y otras violaciones de las normas internacionales de trabajo.


En un documento dado a conocer la pasada semana, y al cual tuvo acceso Acento, el texto dice que “una vez más, la Industria Azucarera Dominicana insta al Departamento de Trabajo a que emprenda un acercamiento más transparente y cooperativo hacia los objetivos compartidos de asegurar el cumplimiento con las condiciones laborales en la industria de la caña de azúcar así como un continuo mejoramiento en las condiciones de vida de la población en estas comunidades”.


A continuación el documento de respuesta a las críticas del Ministerio de Trabajo de los Estados Unidos, que dirige el norteamericano de origen dominicano Thomás Pérez:


RESPUESTA DE LA INDUSTRIA AZUCARERA DOMINICANA AL INFORME PÚBLICO DEL EXAMEN DE LA COMUNICACIÓN PÚBLICA ANTE LOS EE.UU. 2011-03 (REPÚBLICA DOMINICANA)


20 de diciembre de 2013


En el día de hoy la Industria Azucarera de la República Dominicana publicó una respuesta detallada al informe emitido por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (DOL) en septiembre de 2013 con relación a la comunicación pública presentada por el Padre Christopher Hartley alegando violaciones a las condiciones laborales del sector de la caña de azúcar de la República Dominicana bajo el capítulo laboral del Tratado de Libre Comercio entre la República Dominicana-Centroamérica-Estados Unidos (RD-CAFTA).


“Incluso a medida que acogemos reformas y continuamos realizando mejoras en nuestro sector, debemos dejar bien claro que el reporte del Departamento de Trabajo contiene múltiples errores y distorsiones significativas,” dijo la Industria Azucarera Dominicana el día de hoy. “También recomendamos que el Departamento de Trabajo se comprometa con una política de transparencia y divulgue la data sobre la cual dice basar sus hallazgos.”


De acuerdo con la respuesta publicada hoy por la Industria Azucarera Dominicana, el reporte del DOL contiene errores en sus análisis y sus conclusiones, particularmente con lo relacionado a salarios y beneficios, trabajo infantil y forzoso, libertad de asociación y a la provisión de equipo de seguridad y salud en el trabajo.


El reporte publicado por la Industria Azucarera Dominicana también recomienda al DOL divulgar la data sobre la cual basa su reporte, para que la misma pueda ser verificada. Esto puede hacerse al tiempo que se protege la confidencialidad individual de los trabajadores. Adicionalmente, la industria recomienda al Departamento de Trabajo mejorar su proceso de consulta y corregir algunos errores contenidos en su informe.


La Industria Azucarera Dominicana ha ya reformado sus procedimientos de mantenimiento de registros para poder contabilizar mejor las horas trabajadas por los cortadores de caña. La práctica de permitir a los cortadores elegir los días y horas que desean trabajar ha sido tergiversada por algunos como evidencia de que los cortadores están siendo obligados a trabajar demasiadas horas al día y demasiados días a la semana. El nuevo sistema de registros servirá para confirmar mejor el cumplimiento y a asegurar que tales alegatos no tienen fundamento.


Más aún, la Industria Azucarera Dominicana continúa comprometida con el mejoramiento continuo de las condiciones de su fuerza laboral y con las iniciativas que mejoran las condiciones de vida de las comunidades locales. Consecuentemente, la industria aprecia la retroalimentación constructiva y se mantiene abierta a colaborar con las partes interesadas comprometidas con los mismos objetivos.


La Industria Azucarera Dominicana destaca que el DOL se apoya casi de manera exclusiva para sus hallazgos y conclusiones en lo que dice fueron “entrevistas exhaustivas a 71 trabajadores del sector azucarero dominicano” empleados por las tres principales empresas azucareras, llevadas a cabo en abril y julio del 2012. (Reporte DOL,1 página ii y la nota al pie de la página 4)


Sin embargo, el DOL no proporciona información sobre cómo fueron seleccionados los trabajadores, cuántos trabajaban para cada una de las tres empresas o el proceso para verificar su relación de empleo. Adicionalmente, ni el protocolo de la entrevista ni el cuestionario utilizado por el DOL fueron incluidos en el reporte. Exceptuando algunas referencias selectivas, casi nada de la información recolectada de estos trabajadores es proporcionada, y tampoco se publican suficientes detalles que permitirían verificar cualquiera de las declaraciones atribuidas a los trabajadores.


A menos que el DOL publique el cuestionario y las respuestas completas de los 71 trabajadores, permanecerá la desafortunada impresión de que el DOL reunió una muestra sesgada y luego de manera selectiva citó las respuestas. Más aún, para poder permitir a la Industria Azucarera Dominicana remediar cualquier problema actual identificado por la investigación del DOL, la industria insta al DOL a publicar las transcripciones completas de todas las entrevistas realizadas a los 71 trabajadores, así como la compañía que emplea a cada trabajador. Se podría eliminar cualquier información individual que identifique a los trabajadores que fueron entrevistados para proteger la confidencialidad de los mismos.


Es muy desafortunada esta falta de transparencia del DOL y es similar a la negativa del DOL de publicar la data de la encuesta utilizada en el reporte preparado bajo contrato para el DOL por la organización de defensa laboral, Verité, Investigación sobre los Indicadores de Trabajo Forzoso en el Sector de Azúcar de la República Dominicana, publicado en 2012, el cual el DOL presenta como prueba de la existencia de trabajo infantil y forzoso en la industria azucarera dominicana.


El DOL hace tal hallazgo a pesar del hecho de que el reporte Verité, en sí, no concluye si existe o no trabajo infantil o forzoso en el sector de la caña de azúcar en República Dominicana, y a lo inapropiado de apoyarse en el reporte de Verité para cualquier hallazgo de ese tipo, documentado en el análisis presentado por los profesores Robert Bednarzik y Andreas Kern de la Universidad de Georgetown.2


Una vez más, la Industria Azucarera Dominicana insta al Departamento de Trabajo a que emprenda un acercamiento más transparente y cooperativo hacia los objetivos compartidos de asegurar el cumplimiento con las condiciones laborales en la industria de la caña de azúcar así como un continuo mejoramiento en las condiciones de vida de la población en estas comunidades.