SANTO DOMINGO.- El arzobispo de la Arquidiócesis de Santiago, monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio, pidió ayer martes a la población moderación y  prudencia en aras de que la tranquilidad y la paz imperen durante estos días y no ocurran hechos lamentables.


Asimismo, monseñor De la Rosa y Carpio rechazó, al igual que la mayoría de los dominicanos, el levantamiento del horario restringido para la venta de bebidas.


Indicó que la Iglesia Católica clama para que se imponga  la cordura y la moderación en esta época de Navidad.


Hay que pensar ahora-dijo- en que regalen en esta época la palabra: moderación.


Agregó que “nosotros hemos  de divertirnos, hemos de recrearnos, pero debemos de guardar la moderación”.


El prelado católico fue abordado por periodistas de diferentes medios de comunicación.


Asimismo, al referirse al horario abierto en la venta de bebidas alcohólicas, monseñor De la Rosa y Carpio sostuvo que las autoridades deben pensaren el daño que eso podría provocar.


“Guardemos la moderación, es importante que las casas licoreras estén diciendo que el exceso de las bebidas alcohólicas hace daños y es muy interesante que lo digan las mismas casas licoreras”, significó.


El arzobispo de la Arquidiócesis de Santiago fue insistente al llamar a la población a que sea moderada, al tiempo que lamentó que muchos colmadones y otros establecimientos comerciales se olvidan que el respeto al derecho ajeno es la paz.