caaSANTO DOMINGO.- La Segunda Sala Superior Administrativa ordenó de oficio al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) suspender las pruebas de ADN que se encuentra realizando a los restos del héroe nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó.


Asimismo, dispuso que el INACIF rinda un informe donde señale el procedimiento a utilizar para realizar las referidas pruebas, constatando en el mismo si hay que pulverizar los restos o una parte de éstos y, en caso de que sea una parte, indicar la cantidad.


La decisión fue adoptada por los jueces Federico Fernández, presidente; Rafael Ciprián y Evelyn Torres.


El tribunal fijó para el 4 de diciembre el conocimiento de una acción de amparo incoada por la familia Caamaño, que solicita adoptar medidas precautorias al respecto.


Los accionantes son Nathaly Ramírez Díaz y Claudio Antonio Caamaño Vélez, en contra el Ministerio de Cultura. La acción busca que se dé cumplimiento a la Ley 4-13, la cual consideran que aún no ha sido acatada.


El 15 de enero del 2013, el presidente Danilo Medina promulgó la Ley 4-13, que dispone el traslado de los restos de Caamaño al Panteón de la Patria, dando un plazo de 90 días para su cumplimiento.


El 24 de abril, el Ministerio de Cultura procedió a realizar un cenotafio, alegando que no se había comprobado la autenticidad de los restos que reposaban en el Cementerio Nacional de la Máximo Gómez, los cuales fueron enviados el INACIF para realizarle los análisis tendientes a aclarar las dudas sobre su autenticidad.


Los accionantes, en la instancia introductiva de la acción de amparo, plantean que la autenticidad de los restos del Héroe de Abril fue ampliamente debatida, tanto en el Senado, como en la Cámara de Diputados, que cuando los legisladores aprobaron la pieza de ley lo hicieron convencidos de la autenticidad de dichos restos.


Dicen que el Ministerio de Cultura, en su actuación, se extralimitó en sus funciones, al estimar que su deber era cumplir la ley, no cuestionarla.


Consideran que nunca debieron ser enviados los restos al INACIF, pues además de la inutilidad de dichos análisis, fue una decisión por completo arbitraria.


Asimismo, presentaron una declaración jurada de George Torres, experto en pruebas de ADN, el cual plantea que este tipo de análisis en huesos conlleva en todo caso la pulverización de las muestras objeto de análisis, por lo que aseguran que los restos de Caamaño están siendo destruidos para poder buscar el material que eventualmente permitiría realizar esos estudios.