trasJIMANI, Independencia.- Transportistas haitianos advirtieron hoy a sus homólogos dominicanos abstenerse a ingresar a Haití, para evitar ser agredidos por sus compatriotas, ante la falsa noticia de que decenas de esos extranjeros fueron asesinados en Neiba por quisqueyanos.


Los dirigentes sindicales de la vecina nación sostuvieron un encuentro con los líderes transportistas de este municipio el pasado lunes donde les hicieron la exhortación, ya que en la comunidad de Font Pariesen aun la situación es tensa por los hechos ocurridos la pasada semana en Neiba.


Los sindicalistas haitianos dijeron que los residentes de esa localidad de Haití creen que en la loma de Panzo de Neiba, los dominicanos habrían ultimado a por lo menos 30 haitianos alegando venganza por la muerte de una pareja de esposos.


Por Haití participaron en la reunión, Derissaint Jean Romain, vicepresidente de la Federación Nacional de Transporte de allí y Brene Benoit, secretario general de la Central de Transporte de Haití.


Además Nicolás Jean Louis France, vicepresidente de la Central de Transporte de esa nación y Nelson Jean Sanet delegado de esa entidad.


Mientras que por la parte dominicana asistieron al encuentro realizado en el pica pollo Triki Track, ubicada en la calle 19 de Marzo esquina 27 de Febrero, Boris Ferdinan Vásquez Florián y Yosandi Mendes de la Asociación de Camioneros y del Sindicado de Camioneros de Jimani.


También el teniente coronel Juan Adames Almonte del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront) y el encargado del puesto fronterizo de Mal Passo José Pérez.


Al final de la semana pasada, la pareja de esposos, ambos de 70 años, José Méndez y Luja Díaz Encarnación fueron asesinados a machetazos y pedradas en una comunidad de esta ciudad.


De ese crimen son acusados los haitianos Andrés Pie y Papo Sano, quienes habrían cometido el hecho con la finalidad de robarles dos sacos de café a los ancianos.


Tras la muerte de los esposos, una turba salió a las calles ultimando a Coito Pie de 25 años, en alegada venganza.