jceLa Junta Central Electoral (JCE), entidad que realizó una observación y supervisión de los registros del estado civil para establecer la cantidad de hijos de extranjeros que residen en el país, informó hoy que son 22 mil  689  las personas descendientes extranjeros no residentes en República Dominicana de origen haitiano.


“Los 29 mil 455 dominicanos hijos de extranjeros que al momento de este levantamiento sus documentos aparecen en una condición de regular, corresponden a 98 nacionalidades y de este número 22 mil 689  son hijos de extranjeros residentes de origen haitiano”, dijo Roberto Rosario, presidente de la institución, con manos temblorosas al leer el documento  confeccionado por la comisión de veeduría creada para realizar la requisa que arrojó que en el país hay 53 mil 847 personas inscritas en el registro civil que proceden de padres o madres extranjeros.


“Estas estadísticas, desglosadas por períodos, nos arrojan que desde 1929 a 1966, se produjeron 13 mil 865 registros, de los cuales seis mil 907 fueron conformes a las normas establecidas”, precisó Rosario al leer el informe.


Explicó que en el Libro de Extranjería se han registrado desde el año 2007 a la fecha, 21 mil 449 inscritos, al tiempo que señaló que las estadísticas generales ofrecidas se refieren a 117 nacionalidades.


Agregó que el los datos obtenidos durante la recolección de información fueron ofrecidos anoche al Consejo Nacional de Migración de manera verbal y aclaró que serán formalizados a la mayor brevedad.


Destacó el hecho de que los registros de nacionales extranjeros no residentes correspondientes a la República de Haití, no se corresponda con el volumen de su población inmigrante, lo que atribuyó a la ausencia de una cultura registral en la hermana república.


¿Cómo la JCE pudo hacer el inventario del registro civil en sólo ocho días?


Rosario precisó que para la estimación del trabajo se utilizó el inventario de los segundos originales de los libros de Registro Civil, que rondaba los 60 mil los libros.


Manifestó que se realizó un ensayo para determinar el tiempo a utilizarse para la revisión de cada libro, determinándose  que una persona podía revisar 30 libros al día en una jornada de ocho horas.


“La JCE utilizó su fuerza técnica, experta, abogados, auxiliares, inspectores, técnicos, oficiales civiles, entre otros, en un número  superior a los 250 personas, que iniciaban sus labores a las 8:00 de la mañana,  almorzando en el mismo lugar del trabajo y quienes concluían sus labores alrededor de las 12:00 de la media noche”, insistió.