fronLa normalidad retornó a la frontera domínico-haitiana y el mercado binacional se celebra este viernes con la asistencia de miles de haitianos y dominicanos, tras protestas violentas que se realizaron ayer en la ciudad de Juana Méndez (Haití).


Las manifestaciones de los haitianos eran en rechazo a una medida de Migración que prohíbe la entrada a territorio dominicano de obreros y estudiantes de ese país que carecen de documentos.


Los haitianos amenazaron con no entrar hoy al mercado, lo que preocupó  a los comerciantes y autoridades, que tras reunirse optaron por buscar una salida.


Mientras, las autoridades de Haití habrían dado un plazo de 30 días a Migración para que carnetice a los obreros y estudiantes haitianos que realizan sus actividades escolares y productivas en Dajabón y otras localidades de la frontera dominicana.


La gobernadora Fiordaliza Caridad Ceballos se comunicó vía telefónica con el director general de Migración, José Ricardo Taveras y autorizó al encargado de ese organismo en Dajabón, Ovidio Dotel, que permita el paso de los haitianos durante un mes y que a partir de ahí comience el proceso de carnetización, conforme a lo que dispone la ley para los habitantes transfronterizos.


La disposición fue informada de inmediato ayer tarde a las autoridades haitianas y éstas a su vez se los comunicaron a los manifestantes, quienes saltaron de alegría y retiraron los escombros que habían lanzado a las calles de Juana Méndez y que impidieron que decenas de patanas, camiones y otros vehículos cruzaran a Haití y entran desde ese país hasta República Dominicana.


Como de costumbre, los haitianos entraron hoy a la feria común bien temprano para abastecerse de los bienes que en su país, principalmente en los pueblos fronterizos, escasean.


Mientras que otros que trabajan y estudian en escuelas públicas e institutos técnicos también ingresaron a este territorio sin dificultades, a pesar de que no disponen de documentos.